. acuíferos . . agua 1 . 2 . 3 . Aliviador . . Reconquista 1 . 2 . 3 . 4 . . BID . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . . cloaca 1 . 2 . 3 . . Colony Park 1 . 2 . . convenglish . . flujo termodinámico 1 . 2 . 3 . . termodinamica 1 . 2 . 3 . plataforma 1 . 2 . . hidrolinea 1 . 2 . 3 . 4 . . humedales . humedal Escobar 1 . 2 . 3 . AySA . . pendientes 1 . 2 . . observaciones . . sedimentología . . puelches 1 . 2 . . riovivo . . riomuerto . . manadelcielo . . IAB . . contralor . . art 59 . . EIDICO 1 . 2 . . blanqueo . . preguntas 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . dominialidad . . tapones . . terraplen . . embalses . . sustentable. 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . prospectivas 1 . 4 . . quantum . . index .

Observaciones

para acercar memoria responsable al cuidado del ambiente construído entre Natura y los mortales.

Escribía George Orwell en 1945 - "Toda persona tendrá el derecho de decir y de imprimir lo que crea que es la verdad, siempre que no lesione al resto de la comunidad en alguna forma que sea inconfundible.

Si la libertad tiene algún significado, es precisamente el derecho de decirle a alguna gente lo que no desea escuchar."

Y mucho antes, así alcanzaba Tucídides a expresar sus emociones en el entierro de Pericles:

"Amamos la belleza, con sencillez.
Y el saber, sin relajación.

Nos servimos de la riqueza, más como oportunidad para la acción, que como pretexto para la vanagloria.

Y entre nosotros, no es para nadie un motivo de vergüenza reconocer su pobreza, sino que lo es más bién no hacer nada por evitarla.

Las mismas personas pueden dedicar a la vez su atención a sus asuntos particulares y a los públicos.

Y gentes que se dedican a diferentes actividades, tienen suficiente criterio respecto a los asuntos públicos.

Somos, en efecto, los únicos que a quienes no toman parte en estos asuntos los consideramos, no un despreocupado, sino un inútil.

Y nosotros en persona, cuando menos, damos nuestro juicio sobre los asuntos, o los estudiamos puntualmente; porque en nuestra opinión, no son las palabras las que significan un perjuicio para la acción.

Somos los únicos, además, que prestamos nuestra ayuda confiadamente; no tanto por efectuar un cálculo de la conveniencia, como por la confianza que nace de la libertad".

 

En sus "Acróbatas", Oliverio Girondo dice verlos en vuelo poético "de rama en rama; de vena en vena, de llama en llama". Así, en "Inmóvil dure el Alba"

Y del Alba misma Vicente Aleixandre en sus criaturas en la Aurora nos regala:

"Bebisteis ese cristalino fulgor,/ que como mano purísima/ dice adiós a los hombres detrás de la fantástica presencia montañosa.

Aparecisteis entre la suavidad de las laderas,/ donde la yerba apacible ha recibido eternamente el beso instantáneo de la luna.

Ojo dulce, mirada repentina para un mundo estremecido/ que se tiende inefable más allá de su misma apariencia".

Recaudos que solicita mi Musa Alflora para acercar límites a vehemencia y no olvidar "bajo el azul naciente, el pálido eco de la postrer estrella"

Ver http://www.amoralhuerto.com.ar/mrural4.html

 

Mis primeras observaciones al estudio del I.N.A.

apuntan a resaltar el mérito de esta demoradísima tarea; que ya al promulgarse la Ley 6253/60 cabía realizar para con ella determinar las líneas de ribera de creciente máxima que desde siempre caben a las naciones civilizadas para asentar viviendas permanentes.

Sin embargo, hubo que esperar hasta 1980 para que la UNESCO en el capítulo dedicado a "Hidrología Urbana" hiciera sus recomendaciones al respecto. Y estas consistían no sólo en acreditar una referencia a recurrencia mínima de 100 años para comenzar a asentar viviendas permanentes, sino que sugería extender las mismas hasta los 500 años; de manera de permitir la inclusión de registros máximos históricos, cuyos "outliers" permitieran afirmar, incluso, mayores seguridades.

Fue así que en 1983, en oportunidad de modificarse 13 artículos de la Ley 8912/77, de Ordenamiento y Uso del Suelo en la Provincia de Buenos Aires, fue por el Art. 59 de la Ley 10128/83 retomada aquella exigencia de la Ley 6253/60 que quedara desvirtuada al reglamentarse por Decreto 11368/61.

Y así quedó señalado: "toda vez que un propietario rural propiciare la creación o ampliación de un "núcleo" urbano deberá ceder gratuitamente al Fisco y adicionalmente arboladas y parquizadas, todas las tierras ribereñas hasta 50 mts más allá de la línea de ribera de creciente máxima"; que repito, surge de estudios hidrológicos realizados a partir de una recurrencia nunca menor a los 100 años.

Este artículo 59 fue convalidado por el Art.4° de la Disposición 984/00 del MOSPBA y refrendado por el Decreto 37/03 del Gobernador (Bol Ofic 24900).

En adición de buenos recuerdos de participación democrática, los artículos 19 y 20 del código de aguas provincial, habilitan la participación vecinal para impugnar esas demarcaciones; tal el caso que hemos demandado en el Contencioso Administrativo N° 2 de La Plata causa 10662, para un barrio cerrado en Matheu de los mismos empresarios chilenos de Sol del Viso (Ayres del Pilar). Presentación judicial cuya vinculación aquí regalamos. Ver http://lineaderiberaurbana.com.ar/linea11.html;

y tal, el del amparo dictado el 7/11/07 por la Justicia paralizando las obranzas del barrio cerrado Pilará, asentado en los humedales del arroyo Carabassa, afuente del Luján.

Estas observaciones de hidrología cualitativa son bien anteriores a cualquier hidrología cuantitativa; pues no es lo mismo esmerarse en un estudio hidrológico para cuidar vacas, que para cuidar los cobijos de ricos mortales que una vez defraudados van a las puertas de la Corte a golpear.

En su tesis de licenciatura Mariela Miño resalta que en el Partido de Pilar tan sólo el 2,4 % de los asentados en valles de inundación son pobres; en tanto, el 19,5 % son ricos.

Algo muy grosero está fallando en nuestra administración, más allá de los usos y costumbres de los mercaderes haciendo sus mejores negocios con los peores suelos.

Esta observación tan primaria viene a cuento para resaltar el olvido del Art. 59 y el despiste olímpico que quedó grabado en el pretencioso código de aguas provincial en su art. 18, cuando señala recurrencia de 5 años para determinar línea de ribera de creciente media ordinaria; que en principio apuntaba a determinar el deslinde de lo público y lo privado con la finalidad de tallar las obranzas del funesto "plan maestro".

Pero tan despistados estaban aquellos legisladores que apuraron su aprobación (sin siquiera notificar a la Secretaría de Agricultura de la Nación de que gestaban este entuerto), que no advirtieron que esa pretensión sólo era útil para áreas rurales y en adición, que no fueran aquellas de "pampa deprimida" donde pretendían tallar las obranzas; pues con esa recurrencia de tan sólo 5 años, las 2,5 millones de hectáreas de áreas endorreicas de la provincia quedaban en manos de dominio público. Así de despistados.

Tampoco al parecer advirtieron, que cuando en épocas de exceso de humedad esos 4.000 desafortunados productores propietarios de esas 2,5 millones de Has de áreas endorreicas salían de producción (como a menudo les sucede desde los orígenes de la pampa deprimida), otras 10 millones de Hectáreas entraban en producción.

Y que si hubieran de repartir sólo el dinero que es de estimar llevará la obranza (que es posible sólo sea la quinta parte de lo que costará en juicios contra el Estado), ninguno de estos propietarios dudaría un instante en tomar ese dinero y salir corriendo.

El cálculo es fácil. Dividir los 4000 millones de dólares por esos 4.000 productores y estimar si alguna vez esas tierras costaron ese dinero. Sin olvidar multiplicar ese monto por los gastos de las litis que les lloverán.

Por estas simples estimaciones acercamos agua al molino de la hidrología "cualitativa".

Mi anecdotario en materia de hidrología rural en la Provincia de Buenos Aires se puede alcanzar a través del Apéndice 17 de los "Expedientes del Valle de Santiago". Para introducirse a hidrología urbana, ver Ap. 18.

Este año los colegios de agrimensores se han dado a la realización de tres congresos sobre "línea de ribera": el primero en Villa Gesell en Marzo; el segundo en La Plata en Julio y el tercero en Noviembre en San Carlos de Bariloche.

Y en ningún caso, salvo a este que suscribe, a nadie se le ocurrió mencionar la diferencia entre una línea de ribera rural y otra urbana. Está claro, que a muchos interesa seguir boyando sin discernir los recaudos mínimos y elementales que las diferencian Ver http://www.lineaderiberaurbana.com.ar

No son los agrimensores, ni los ingenieros hidráulicos los que formalizan estas tareas; sino hidrólogos y meteorólogos experimentados (que no abundan), que con muy abundante información van arrimándose a las escalas de 1.5000 que permitan demarcar esas líneas de ribera. Sin los testimonios vecinales y/o la fotografía satelital de alta resolución, estas modelaciones matemáticas pueden terminar siendo cualquier cosa.

Que siendo tan poco ejercitadas estas tareas y tan complejas, sólo cabe imaginarlas para aquellas áreas donde se propone la creación o ampliación de núcleos urbanos. Las vacas, por el momento, pueden esperar.

Todos estos devaneos hoy se descubren en los discursos de la Autoridad del Agua; que al tiempo que ponen en sus labios la palabra "hidrología", le piden la renuncia a la única persona que con 40 años de carrera y experta en esta materia, fuera por años Directora del área de Hidrología de la Dirección de Hidráulica.

En nueve (9) años jamás fue consultada por sus pares de la antigua Dirección de fraccionamiento, o la actual de Usos y ex de Mejoramientos, o la de Límites y Restricciones.

Olvidando siempre esta última, que amén de restricciones caben cesiones; y que los límites difieren entre rurales y urbanos; y que las cesiones y los límites se determinan mediante hidrología; y que a su vez, esta alcanza especificidad discerniendo entre lo rural y lo urbano.

Tan doloroso desencanto cargado a las espaldas de esta noble funcionaria, no lo fue por falta de capacidad u honestidad; sino por la falta de aprecio que tantos funcionarios sienten de una materia que les complica la vida de relaciones, bien al servicio de las fáciles transferencias de riqueza.

A esa funcionaria hube de defenderla ante el asesor legal del Ministro de Obras Públicas y ante la propia Jueza del Contencioso Administrativo porque le exigían negara lo que ya por escrito al presidente de la Autoridad del Agua habíale señalado respecto de la seriedad del estudio hidrológico de las cuencas de los arroyos Pinazo y Burgueño presentado en la Suprema Corte, recalcando que nuestros valores eran incluso inferiores a los que surgían extrapolados del Instituto de Hidrología Pedro Picandet.

La última palabra de la AdA en materia de "hidrología urbana" es aquella que me entregaron por expediente N°2436-3969 y 3970, donde confiesan no contar con datos de hidrología suficientes, ni confiables para el pequeño valle de inundación Pinazo-Burgueño; a pesar de haber firmado en los últimos 12 años un tendal de irresponsables Resoluciones Hidráulicas para un montón de barrios cerrados asentados en porciones del mismo, que conocieron un 31/5/85, casi tres(3) metros de altura de anegamientos.

Estos testimonios mil veces apuntados y editados, apuntan a resaltar la imperiosa necesidad de modelar las almas antes de hablar de arroyos.

Y haciendo hidrología urbana de arroyos, hacerlo con todas las variables importantes del caso; empezando por tormentas que acrediten 100 años de recurrencia mínima; aclaraciones sobre la humedad de suelo antecedente que acerque criterios a los factores de escurrentía; testimonios vecinales en cada región del valle (al ser las pendientes y los aprecios edafológicos de zona en zona, muy variables, el coeficiente de Manning reclama ser ajustado y corroborado para cada subcuenca; de lo contrario es más fácil ganar a la lotería que explicar los desvíos del modelo aplicado); e imágenes satelitales puntuales con resolución de imágen que no baje de 1 m por pixel, si es que se pretende confeccionar "mapas de riesgo urbano" .

A sincerar estas precisiones cualitativas y cuantitativas apuntamos. El trabajo recién empieza. Y este paso del I.N.A., asistido con el respaldo del Estado Italiano, es el segundo que cabe a una cuenca de este Municipio de Pilar.

El primero, que aunque fuera para el área diez veces más pequeña de las cuencas del Pinazo y del Burgueño, lo fue mucho más exhaustivo en la intención de acercarse a las escalas que fueran útiles a la confección de los mentados "mapas de riesgo".

Ese primer paso fue mediado gracias a la recomendación del titular de la principal consultora hidráulica de Argentina y al estudio elaborado por el Lic. Daniel Berger. Siendo trabajo por el que suscribe costeado, editado y publicado en los Apéndices 19 (1 . 2 . 3) y 20 ( 1 . 2 . 3 ) de "Los expedientes del Valle de Santiago". Ver también http://www.valledesantiago.com.ar

Francisco Javier de Amorrortu