. acuíferos . . agua 1 . 2 . 3 . . Aliviador . . Reconquista 1 . 2 . 3 . 4 . . BID . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . . cloaca 1 . 2 . . Colony Park 1 . 2 . . convenglish . . flujo termodinámico 1 . 2 . 3 . . termodinamica 1 . 2 . 3 . . plataforma 1 . 2 . . hidrolinea 1 . 2 . 3 . 4 . . humedales . . humedal Escobar 1 . 2 . 3 . . AySA . . pendientes 1 . 2 . . observaciones . . planicie . . Salida Luján 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Vinculacion . . sedimentología . . puelches 1 . 2 . . riovivo . . riomuerto . . manadelcielo . . IAB . . contralor . . art 59 . . EIDICO 1 . 2 . . blanqueo . . preguntas 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . dominialidad . . tapones . . terraplen . . embalses . . sustentable. 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . prospectivas 1 . 4 . . quantum . . index .

Prospectivas 1

De las aguas con compromisos metropolitanos

de las que hace 8 años con este signo de interrogación así graficaba:

 

Poema celebratorio de los 50 años de la partida de Sarmiento. Placa recordatoria bajo la gran magnolia en el cruce de Viamonte y Libertad

Tu que pasas y levantas contra mi Tu brazo, antes de hacerme daño mírame bien. Soy el calor de Tu hogar en las largas y frías noches de invierno. Soy la sombra amiga que te protege de los rigores del sol. Mis frutos sacian Tu hambre y calman Tu sed. Soy la viga que soporta el techo de Tu casa; la tabla de que está hecha Tu mesa, y la cama en que duermes y descansas.

Soy el mango de tus útiles de trabajo y la puerta de Tu hogar. Cuando naces Tu cuna es de mi madera, y cuando mueras Tu ataúd lo será también, y te acompañaré al seno de la tierra.

Soy paño de bondad y flor de belleza. Si me amas como merezco, defiéndeme de los insensatos. Hazme respetar: soy Tu árbol.

 

Caos en materia supuestamente hidráulica y crímenes hidrogeológicos en planicies extremas. Alternativas de alivio a tributarios estuariales urbanos y prospectivas de áreas estuariales entre el Emilio Mitre y la costa urbana, desde el frente deltario hasta bien más allá del Dock Sud

Todos los tributarios urbanos, antiguos esclavos de nuestras miserias y -hasta hoy-, de nuestra falta de conocimiento de las dinámicas horizontales de sus aguas y de sus enlaces fallidos con los cuerpos que alguna vez asistieron sus salidas, cargan soberanas muertes por la destrucción que sufrieron de sus baterías convectivas: esteros, bañados y meandros; tablestacando riberas y así eliminando costas blandas y bordes lábiles que siempre allanaron transferencias; con adicional disociación térmica e hidroquímica a sus salidas

Siguen imágenes de los conflictos de salida del Aliviador del Reconquista al Luján; del propio Luján frenado por las aguas del canal Arias; del Tigre frenado por el Luján y del Vinculación frenando al Luján.

 

 

 

Del maquillaje en el lenguaje

Despejar el lenguaje de aquellos términos que han conducido al encierro en que finalmente sobrevivimos, es invitación apropiada para reflexionar, para machacar y para contrastar con la babel que no cesa de crecer en irresponsabilidad y prepotencia con el maltrato al enlace natural de las dinámicas de la Naturaleza.

A la “transparencia” hidráulica que en el Tigre mentan prestigiosos banqueros devenidos urbanistas, ya expresamos en /sustentable2.html las pautas del despiste que carga la propuesta; al principio de insularidad le cabe la ceguera de lo que ya a todos los vecinos del Delta aqueja: la pérdida de profundidad de sus cursos de agua, sin mentar el desastre hidrológico que cargan todos los tributarios del Oeste y la imposibilidad de las aguas del Luján para salir al estuario, siendo que casi todo su curso ha sido tomado por las aguas de los tributarios del Paraná.

Tapando heces con bellos anuncios y poderosas instituciones, ya saben cómo orientar sus discursos para acallar refriegas; y así, quienes repiten el discurso oficial y el no oficial de una decena de ONGs y la energía de sus malestares, conforman un escenario de enredos oficiosos, legislativos, administrativos y judiciales, que cada vez más lejos están de depositar mirada en la dinámica del ecosistema, bien ausente de todos los discursos y reclamos .

Observaciones a un Plan de manejo

El asiento de un Plan de Manejo para planicie intermareal e islas deltarias necesita al menos 3 patas para sostenerse: 1º).-respetos hidrogeológicos elementales, que no digan como el OPDS que los estanques están cavados a 12 m de promedio, sin aceptar que si estos 12 fueran el promedio están indicando entonces que llegaron a los 24 m, dragando arenas millonarias en el mismísimo corazón del Puelches. 2º).- respetos hidrológicos: a) que mirando a Natura respeten los anchos de los cursos de agua, las costas blandas y los meandros donde se cargan las baterías convectivas que mueven las aguas. b) y mirando a los mortales diferencien la hidrología urbana de la rural y apliquen entonces las recurrencias mínimas de 100 a 500 años que corresponden cuando consuman matemáticas. c) respetando los breves cuerpos legales que sostienen criterios hidrológicos: arts 2º y 5º de la ley 6254; art 101 del dec 1359/78 y 1549/83, regl ley 8912; de los 10 par del art 5º de la ley 25688; y de la asistencia con hidrología a la regular interpretación del art 2577 y sus correlatos en el 2572 del Código Civil.

La tercera pata de esta silla que aspira a sentar en ella a una ilustre representante de nuestra cultura, la elimino de raíz porque las consideraciones hidráulicas basadas en extrapolaciones matemáticas digiriendo la manzana de Newton en planicies de tan sólo 4 mm por kilómetro, la van a indigestar y así, mejor olvidarlas para dar paso a mucho mayor sinceridad. http://www.delriolujan.com.ar/sustentable2.html

 

Propuesta de cierres

Hace algo más de un año atrás hice propuesta al Intendente de Tigre para ensayar de cerrar el paso del Arias, del Caraguatá y del Carapachay, -que luego se haría extensivo al Sarmiento y al Vinculación-, para así verificar qué resultados se advertirían en las salidas del Aliviador. Sigo imaginando que esta es una buena opción, para cuyos ensayos no se reclaman grandes inversiones.

Si bien el cierre no es total, pues para el mantenimento de las aguas de esos cursos quedaría abierto un paso restringido a embarcaciones de motor, la decisión invitaría también a los servicios de un camino interisleño de 50 Kms desde Campana hasta la salida del San Antonio al estuario, en donde comienza otra historia que a continuación proponemos.

Este camino de alguna forma daría respuesta a las intenciones que el Municipio de San Fernando venía gestionando en el PROSAP y éste, en el BID; pero con la diferencia que plantea terraplenes cruzados a las líneas de flujos de los cursos de agua que se intenta en alguna forma vuelvan a circular por el Paraná de las Palmas, por el Capitán o por el Canal del Este, para permitir que el curso del Luján comience a actuar en favor de los asfixiados tributarios urbanos del Oeste;

sin olvidar la intención de reforzar los flujos del San Antonio que deberá ser orientado para reponer las energías del desaparecido canal natural de flujos costaneros; el único en condiciones de poner coto a las migraciones de la deriva litoral; y ésta, la única en condiciones de asistir las salidas urbanas tributarias del estuario.

 

 

Este camino interisleño llegado al frente estuarial buscará vincularse al eje costanero y a uno transversal que luego de un tránsito sumergido emergerá al NE del canal Emilio Mitre, en conexión a nuevas áreas portuarias, aeroportuarias y balnearias de las que inmediato hablaremos.

Este camino está destinado a grandes destinos y por ello las servidumbres para sus obranzas y desarrollos posteriores cabe sean muy bien analizadas. Los subsuelos querandinenses serán muy útiles para impermeabilizar las márgenes de terraplenes, que con frecuencia deberán reconocer tramos montados sobre pilotes, para de alguna forma alcanzar a los bañados continuidad a las descargas de los anegamientos de los suelos al OSO. La dominialidad pública de estos suelos viene siendo recordada en la demanda I 71521 en SCJPBA.

Enfoques demorados 40 años

son los que caben a los problemas del otro lado del Emilio Mitre a partir de las antiguas salidas abandonadas y/o perdidas en cercanías de los Bajos del temor, del tapón a la salida del Miní, de los refulados al Este del Emilio Mitre y de las consecuencias de las bocas de salida del emisario oculto de hidrocarburos de Campana. Todos ellos refiriendo a sus nunca estimados aportes a los fenomenales desarrollos de la crecida deriva litoral que desde hace 100 años -y en especial en los últimos 40 años-, se descubre en el frente deltario central. http://www.alestuariodelplata.com.ar/delta5.html

 

 

Estela de un emisario velado

En Febrero del 2008 me conecté con un conjuez de la S.Corte Prov, encantadora persona que estaba reunido con Florencia Roitstein, subsec de Piccolotti. La conversación recaló en el problema del choque y vuelco de una nave de Shell en Ensenada, que por ello habían visto sus riberas empetroladas. Tercié entonces en la conversación y le comenté cuánto más oportuno sería ocuparse del emisario encubierto que desde hace más de 4 décadas envía desde las refinerías de Campana sus pestes hidrocarburadas al estuario. Fácil es estimar que allí los vuelcos superan con creces la tragedia de 10 Exxon Valdés; y por ello lo del accidente de Ensenada era menos que un escupitajo.

En adición le recordaba a este conjuez, que el emisario encubierto, salía de Campana, la propia ciudad que él habitaba. El comentario le movió de inmediato a mirar por http://www.alestuariodelplata.com.ar/costa1.html y 4 sig. Roitstein que estaba a su lado le tomó sin decir agua va el celular prestado y me preguntó de dónde había tomado esas espeluznantes imágenes y qué denuncias había hecho. Estas lo habían sido por Prefectura y Puertos y Vías Navegables.

Pero el problema estando tan instalado como bien velado por 40 años, era imposible darlo vuelta. Nunca más se habló del tema, aunque fácil es para cualquiera advertir la descomunal criminalidad de ese emisario. El amigo conjuez luego ocupó una de las subsecretarías junto a Bibiloni, en el área de remediación. Y es un ángel de persona. Pero, a qué dudar, hay problemas que por su inefable dimensión, superan al más bueno.

 

 

El emisario de hidrocarburos que por más de 40 años acerca desde Campana sus miserias al estuario, tiene varias salidas muy cercanas entre sí: una por la isla Nutria, una segunda por la isla Lucha, otras dos por la isla Zárate, una quinta por una pequeña isleta frente a la Lucha, una sexta al NO de la Punta del Temor, una séptima al NE de esta última y una octava al Este de la Punta Morán.

Este viejo emisario de pestes criminales fue gestado en aquella década en que nuestros militares solían ocupar cargos relevantes en estas empresas involucradas. Tal el caso de López Aufranc en Esso en la década del 60. Es probable, que entonces se hayan sentido orgullosos. Sin embargo, fácil es estimar los más de 10 Exxon Valdés vomitados al estuario durante los últimos 40 años. ¿Serán concientes hoy de estas barbaridades; o ya las olvidaron?

Estas localizaciones que se encuentran inmediatamente al Norte del inicio del canal Emilio Mitre muestran sus profundas gargantas, fruto de largas décadas de acción vomitiva. La disociación tan definida de esos vómitos habla de su carácter polutivo. Sus estelas disociadas son dables de observación a 40 Kms de sus bocas de salida.

Al frente de estas islas se descubren las muy bajas profundidades de los llamados "bajos del temor". Habría que ver a qué refieren: si a la poca agua o a esta miseria por debajo de los abismos del terror.

Las referencias que siguen de 1943, dan cuenta, entre otros, de las profundidades en pies de los cursos de agua que bajan del Paraná a la zona deltaria. Esas que los de Colony Park con la autorización de Beni, Director de Vías Navegables de la SSPyVN, llevaron a más de 65 pies -el doble del canal Emilio Mitre-, tal vez para permitir el fondeadero del acorazado Missouri. Ver causa en el Juzgado Federal en lo criminal Nº1 de San Isidro.

No aprecio ironías, pero me resulta inevitable imaginar a ese crucero allí, pues ninguna otra embarcación por mí reconocida, alcanzaría ese calado. Ahora, después de haber sido denunciado, se le ocurre perdir o sugerir un estudio hidrosedimentológico. Una forma de probar su inoportuna distracción. ¿Qué tiene que ver la hidrosedimentología con el haber permitido dragar hasta el infierno en el Vinculación? Por qué no nos explica los límites y la coherencia de su función: la de él y la del Vinculación.

Sigue imagen mostrando la prelación del Vinculación frente a los frenados flujos del Luján, varios años antes de que Beni autorizara las obranzas de profundización que terminaron metiendo de cabeza en el Puelches todas estas miserias que boyan en el área

Esta es una de tantas barbaridades que se han llevado a cabo por la despreocupación y correspondiente ignorancia regaladas desde la SSPyVN, desde el INA y desde las autoridades del municipio de Tigre para favorecer a tantos amigos que se acercan al gobernador.

Es dable observar que ya hace casi 70 años las profundidades de muchos de estos hijitos del Paraná de las Palmas eran bastante pobrecitas. Haber imaginado que el curso del Luján, que hoy ocupa el lugar del antiguo canal costanero estuarial, iba a ser el destino final de muchos de estos hijitos, no ha resultado de favor alguno; pues todas las aguas que bajan del Paraná de las Palmas, amén de hipopicnales, cargan mayores energías convectivas e impiden que las aguas de los tributarios urbanos del Oeste tengan alguna minúscula posibilidad de cursar su salida al estuario. Incluso las mismas aguas del propio Luján quedan demoradas en el encuentro con el canal Arias.

A estos trastornos hasta hoy insuperables hay que sumarle la presión de los usos pues por allí se regala el comercio, el turismo, las violaciones de la línea de ribera y las obranzas que le siguen. En los últimos 50 años el Luján ha perdido al menos la mitad de sus anchos. A la salida al estuario reconocía 580 m; hoy sólo 220.

No hay que ser un genio para entrever cuál es la solución para acercar alguna ayuda a estos ilusos tributarios del Oeste; pero habrá que tener coraje a prueba de balas para enfrentar los reclamos de las poblaciones del Luján que ni locos querrán aceptar que las aguas infectas del Escobar, Garín, Basualdo, Claro, Las Tunas, Aliviador, Reconquista y Tigre ocupen el curso que hoy el Luján no les ofrece por las razones arriba apuntadas.

Por ello es probable que los crédulos habitantes y la feligresía política de estas cuencas urbanas aprecien imaginar que el gobernador, poniendo su hombro con el plan MINFRA y con un COMIREC de 3 personas, vaya a lograr el esperado y no menos milagroso movimiento de esas aguas.

Cien años de cosmovisión mecánica, de desastres en obranzas "hidráulicas", rectificaciones, canalizaciones, tablestacados, eliminación de bañados, costas blandas y bordes lábiles por los pretendidos y no menos bastardos "saneamientos" -ver prohibición del art 101 de los dec 1359/78 y 1549/83-, conforman cosmovisión que no imagino cuántos siglos demorará su conversión a criterios de enlaces termodinámicos propios de sistemas naturales olárquicos abiertos.

A las floculaciones sedimentarias y extendidas coalescencias que toman la forma de gargantas profundas dispuestas a devorarse algo más que la mentira de una “transparencia” hidráulica y la ilusión de acreencias naturales deltarias que regalan estas bocas difusoras del criminal emisario de hidrocarburos de Campana, debemos sumarle los desarrollos de los Bajos del temor, los tapones del barco hundido en la boca del Miní y los refulados en el veril NE del Emilio Mitre

Vuelvo a repetir: las consecuencias de estas zonas de nula profundidad, se traducen en absorción de energía solar y ésta, en alimentación de energías convectivas que en la forma de una deriva litoral van recorriendo todo el frente deltario central sin cesar de descargar sus sedimentos por capa límite térmica en los veriles SE de todas y cada una de las salidas tributarias: Barquita, Barca Grande, Correntoso, etc. conformando extensas áreas peninsulares que alcanzan emergencias de hasta 5 Km de longitud.

Por ello estos desarrollos peninsulares descubren su frente de ataque en el lado Sur y su salida hidrodinámica al Norte; al revés de lo que indicarían estos perfiles si vinieran las energías transportantes bajando del NO.

 

Los vertiginosos desarrollos en el frente deltario central nunca habían sido estimados, hasta que 10 años atrás ya eran escándalo.

http://www.alestuariodelplata.com.ar/frentedeltario.html

Cuestiones a considerar

De esas sedimentaciones caben al menos un par de percepciones al NE y al SE de este frente central, pues las desatenciones al SE se traducen en mayores flujos hacia el sector uruguayo por mayores provechos de las aguas del Guazú, que tras recorrer territorio argentino a último momento parece mudar de nacionalidad.

Por ello es importante recuperar la salida del Miní y no dejar abandonado el final de los pozos del Barca Grande que hoy está muriendo en una inmensa área de bajos. Este deberá ser recuperado para que cumpla los oficios de corredor natural costanero de la enorme área peninsular que se ha formado al NE del canal Emilio Mitre con motivo de los refulados de más de 30 años.

El propio canal costanero que bordeaba la salida del Guazucito y del Correntoso debería también intentar ser recuperado. No sólo como opción a recuperar sus no tan olvidados cursos naturales, sino como freno a las sedimentaciones al ESE de Oyarbide.

Hay que luchar para que las derivas litorales que han cesado de crecer en este frente deltario central, dejen de hacerlo. Y eso se logra destapando la boca del Miní y reorientando la salida de los Pozos del Barca Grande para que oficien respaldo al área peninsular al NE del Emilio Mitre.

Allí se descubrirá en un abrir y cerrar de ojos un área balnearia y de pesca extraordinaria, con la mayor calidad de aguas de todo el frente deltario y hoy inimaginable al habitante de la gran metrópoli.

De aquí a descubrir la nueva área aeroportuaria y portuaria de pasajeros sólo hay un paso a dar. Los buques de cargas irán todos por amarras, cargas y descargas al Paraná de las Palmas y al Guazú, donde ya hay puertos extraordinarios y que por intereses particulares de algunos viejos políticos no permiten el manejo de contenedores. Uno sólo de esos puertos tiene un área 3 veces más grande que todo el puerto de Buenos Aires.

El Dock Sud y el puerto de Buenos Aires están llamados a desaparecer. Sólo el puerto de Buenos Aires liberará 220 Has de las mejores localizaciones, al tiempo de ver eliminados los nodos de transporte ferroviario y de camiones. El traslado del aeroparque regalará otras no menos de 60 Has.

La imagen que sigue da un avance de estas relaciones sedimentarias que en buena medida ya conocen soportes subsuperficiales cercanas a aflorar. Recordemos que las profundidades en los 80 a 100 Km2 que median entre el Emilio Mitre y la costa y entre el delta y el Dock Sud, no superan los 0,80 m en promedio y son anticipo de un interminable lodazal en las narices de la gran ciudad.

Estas proyecciones se complementan al final de estas áreas peninsulares, con las propuestas en el PISA MR, que indican descargas diarias de 4 millones de m3 de efluentes a través de 2 emisarios a ambos lados del canal de acceso. Siendo que hace años vengo luchando para que esas descargas se vuelquen sólo en el lado externo.

Estas áreas peninsulares están llamadas en pocos años por esos vertidos, a extenderse a no menos de 40 Kms del frente deltario; y en estas prospectivas les auguro extensiones de hasta 170 Km que durante más de 500 años resolverían el destino de todos nuestros residuos sólidos urbanos y todo tipo de efluentes.

Bordeadas por dos formidables corredores de flujos como lo son el Paraná de las Palmas y el Barca Grande, esta es la única área vecina a la gran metrópoli en condiciones de oficiar dispersiones y generar nutrientes, aún con la más alta escala de presiones. Una vez que alcanzan el corredor Alflora ya tienen asegurado el viaje hasta el talud oceánico hasta más allá de los 600 Kms del punto de giro en 90º.

 

Propuestas

El panorama inmediato anterior a la salida estuarial del Luján nos condujo a proponer enlace destinal obligado con el canal natural costanero olvidado, amén de desviado. Ya hubimos de aplicar ilustración a la importancia del canal costanero y su irremplazable función.

También mostramos la importancia de activar las dinámicas del área encerrada entre el Emilio Mitre y la ribera urbana, desde el Tigre hasta el Dock Sud. Esta área de aprox 100 Km2 es fundamental en la consideración del destino mediterráneo de Buenos Aires. Prospectivar ese destino es lo mínimo que cabe para intentar hacer algo para evitar el velatorio de un lodazal nauseabundo durante 200 años.

En el f 321 de los Estudios de Impacto Ambiental presentados en el 2010 por el gobierno de la CABA para la audiencia pública -luego suspendida-, de las acreencias propuestas en la isla De Marchi, descubrimos 3 líneas del Director Gral de Gestión de la Ribera Guillermo Parker señalando lo siguiente: …”la recuperación del Canal de la Costa o canal de Las Palmas, vía fluvial esta que antiguamente, como vector de masa, aspiraba los emisarios de los arroyos tributarios del Río de la Plata, proyecto éste que requiere la previa rectificación de la ribera Norte, emulando la línea natural de pie de barranca a la que se hiciera referencia anteriormente.”

Aún sin hablar de la deriva litoral y aunque parezca mentira, esta es toda y la única y ultraminúscula información sobre la dinámica del ecosistema, que precisamente pudiera estar refiriendo sobre la interfaz de las salidas tributarias. Interfaz que por referir de dos "sistemas" o campos ligados, que por enlazados devienen sustentables, nos habilita mirar con criterios termodinámicos.

Recordemos que el fenómeno termodinámico buscará constituirse como teoría fenomenológica, a partir de enlaces termodinámicos y razonamientos deductivos complementarios, estudiando sistemas reales, sin modelizar y un día aspirando a método experimental.

Ningún sistema termodinámico trasciende en el vientre de Madre Natura sin invitación a descubrir su relación a otro. Sus complejidades sorprendentes nunca necesitaron de seguridades mecanicistas, sino de imagen y mirada eurísitica.

Toda nuestra historia de descalabros viene de mirar a un sólo campo o "sistema". Aún no han reparado en la relación que en la interfaz regala la deriva litoral para proteger todas las riberas; a la que los mismos físicos en dinámica costera se ocupan de interponerle escolleras para provocar convección externa.

Los sedimentólogos siguen estos mismos catecismos que nada descubren de enlaces termodinámicos propios de sistemas naturales olárquicos abiertos. Numerosos y detallados han sido los resúmenes visuales de las riberas urbanas consideradas en estos últimos 7 años.

El estado caótico con flujos en estado catatónico en que se encuentra todo el sector al NO del Dock Sur refiere de una situación terminal que por ello nos invita a prospectivar el devenir mediterráneo de todo el Gran Buenos Aires.

Una nueva línea de ribera virtual tiene que comenzar a gestionar el apoyo de una ribera blanda y mucho mejor alineada para facilitar las funciones de la deriva litoral en todas las salidas tributarias naturales y artificiales.

Salidas éstas, que deberán comenzar a entender cuál es la dirección natural de sus salidas para facilitar el acople a la deriva litoral y evitar los embancamientos gratuitos en las bocas de salida; que la deriva litoral siempre organizó con delicadeza extrema y sin otra ayuda que el no meterse con ella y siempre respetarla cuando organizamos las propuestas de ampliaciones portuarias. Que reitero, deben abandonar el lugar actual.

Así como, cerrar la boca del canal de acceso al Riachuelo. Devolviéndole la salida natural, atravesando la bastarda Reserva ecológica que ningún favor le hizo a los flujos en el área.

Empalmar todos estos proyectos, incluyendo la elemental salida del vertedero urbano de Dársena Norte que está encerrado y sin salida.

Eliminar el espigón enfrente de las dársenas E y F.

Cercenar de raíz el proyecto de avanzar con la terminal 6.

Eliminar las dársenas A y B.

Comenzar a transferir cargas a los nuevos puertos del Paraná con mucho mejores instalaciones.

Olvidar el proyectado canal paralelo a la ribera para conectar Dársena Norte con el Dock Sur y redescubrirlo en el aquí propuesto pasando por la Reserva ecológica que así cargará las mucho mayores temperaturas que necesitan las aguas del Riachuelo para su nueva salida mucho mejor orientada y dispuesta a funcionar las 24 horas del día, con independencia de reflujos.

Proyectar este canal paralelo externo como prolongación del que fuera alguna vez el corredor natural costanero de flujos –sin profundizar en exceso-, como parte del necesario enfoque de la deriva litoral que asista las oportunas convecciones naturales externas.

Adviértase que no aplico aquí a discutir sobre carga másica o temas culturales vinculados a contaminación; sino a sedimentaciones por capa límite térmica y a mirada más atenta a flujos convectivos naturales internos positivos que contribuyan a dispersión.

Finalmente sugiero ponerse de acuerdo para sacar emisarios y volcar barros dragados en un mismo lado del canal de acceso y no en ambos como tienen proyectado.

Tener que plantear cuestiones tan elementales habla del descalabro mayúsculo de criterios y de la nula confrontación de los mismos. ¡Cómo es posible tan sólo escuchar que se propongan volcar en ambos frentes, si no es para probar que están muy ocupados en la crítica de arte o dedicados a afinar el modelo que hasta este puerto nos guió!

¡Qué sentido tiene no someter a reflexión crítica estas materias! ¡Qué sentido tiene dejar a un lado lo que el plan Hallcrow en los perfiles del estuario ya fundó! ¿Acaso no tiene ningún sentido analizar qué pudo haber significado esa tarea; y el posible mucho mayor provecho de consolidarla?

 

Uag3.html

Enfocando correlatos al área peninsular

Antes, reiteramos los problemas primarios y propuestas correctivas a los flujos que hacen al sector.

El reordenamiento de las energías disponibles pasa por reforzar la nueva relación estuarial inaugurada por los refulados al NE del Emilio Mitre, de manera de mejorar un poquito la relación ancho-profundidad; para ello Hidrovía S.A. deberá reponer la draga de corte perdida en Centroamérica;

reorientar las salidas conjuntas del canal del Este y Desaguadero para evitar se sumen a E. Mitre;

reorientar las salidas conjuntas del Urión-San Antonio para que retomen su dirección SSE -165°-; reforzando adicionalmente estos flujos por desvío a estos del Vinculación, que le resta por su condición hipopicnal el 70% del pase de sus flujos al frenado Luján.

Ya en aguas estuariales, atender al encuentro del Luján con los anteriores, de manera de refundar las energías del nuevo corredor de flujos costaneros que debería devolver a sus límites a la deriva litoral e impedir que, escapando a las riberas fluyan en dirección a los aprox 20° que hoy acostumbran a descubrir en Vicente López y San Isidro.

Una nueva línea de ribera virtual tiene que comenzar a gestionar el apoyo de una ribera blanda y mucho mejor alineada para facilitar las funciones de la deriva litoral en todas las salidas tributarias naturales y artificiales.

Salidas estas, que deberán comenzar a entender cuál es la dirección natural de sus salidas para facilitar el acople a la deriva litoral y evitar los embancamientos gratuitos en las bocas de salida; que la deriva litoral siempre organizó con delicadeza extrema y sin otra ayuda que el no meterse con ella.

Las orientaciones que toman las plumas en las riberas de San Isidro muestran que el gradiente térmico lo encuentran camino al Canal del Este y Desaguadero. Por ello es necesario reordenar y redirigir las energías del San Antonio de manera de alcanzarle a la deriva litoral el gradiente térmico en el corredor costanero de flujos, que se traduzca en tránsito paralelo a la ribera y en un ancho que no supere los 150 a 180 m.

Las imágenes que siguen muestran todas las plumas con rumbo 20° a pesar de estar la marea en bajante y soplar suave NE. Vemos el estado catatónico de los flujos y las "hidrotermias" que a ese estado, en estas áereas le son propias.

 

 

 

Ya no cabe hablar de "deriva litoral" cuando el ancho de esta se ha multiplicado 20 veces y su rumbo perdió el paralelo a las riberas. Ver cómo funcionan las tomas de agua de Palermo como aspiradoras de plumas con poluciones que ascienden 15 Kms desde el Dock Sud

 

 

A resolver este desborde de "hidrotermias" apunta el reforzamiento y redireccionamiento de los flujos del San Antonio. Restando flujos al Vinculación para favorecer la salida de los flujos del Luján.

Estas serían las medidas básicas iniciales que deben acompañar a la intención de reponer una deriva litoral apropiada; que una vez resuelta la salida del pequeño tributario o vertedero urbano, convecte externamente en el repuesto y cercano corredor de flujos costanero para completar su proceso dispersivo y traslativo.

La reorientación del Canal del Este y el Desaguadero en sus salidas para evitar que se sumen a las aguas del Emilio Mitre, será oportuna en tanto comiencen a consolidarse las áreas ya sedimentadas al SO del canal; pues allí también conformarán el debido corredor costanero para ese sector.

Lo mismo cabe expresar para el corredor de flujos del Barca Grande que habrá de barrer las áreas consolidadas al NE del Emilo Mitre.

Con este esquema de flujos entendido y organizando su reparación ya es posible comenzar a mirar el área peninsular distante a un promedio de 8 Km de las riberas urbanas; que aspira a conformar con escalas apropiadas todas las necesidades que hoy no saben dónde localizar: vertederos de RSU y efluentes, puertos turísticos para grandes naves, nuevo aeroparque, nuevos puertos deportivos, balnearios que hace siglos desaparecieron.

La comunicación a estas áreas peninsulares se advierte propicia desde el inicio por túneles con rieles en el caso de la basura y por transbordadores hasta la consolidación de cada una de las áreas.

Si el destino de Buenos Aires es inevitablemente mediterráneo, imaginemos la posibilidad de consolidar estrategias ya asumidas hace casi 40 años en estas áreas al Este del Emilio Mitre; y enriquecer las miradas que concurran a fundar relaciones para los mejores cuidados del sector, que de hecho ya está moribundo y encerrado. Encierro que ahora se proponen rematar con las salidas de los emisarios y vuelcos de barros de dragados en ambos lados del canal de acceso. Ver anticipos de miradas ya expresadas hace 3 años

Perfiles de creación de áreas nuevas para comenzar a visualizar senderos definitorios de emplazamientos, consolidados mediante refulados y rellenos sanitarios que permitan dejar en paz las riberas urbanas; al tiempo de comenzar a entender los flujos estuariales de esta UAG C con más ricos criterios.

Con las debidas Gracias a Alflora Montiel

Francisco Javier de Amorrortu, 6/4/10

 

Uag4

Nuevo corredor de transporte ciudadano

Las asfixias de los servicios urbanos de escurrimientos superficiales, efluentes y RSU guardan correlato con los recursos de dispersión. Y a su vez éstos cargan sus propias asfixias por el estado de las ausentes serviciales energías de esa estrecha franja de 150 a 180 m de ancho, que en la interfaz ribereña llamamos "deriva litoral". Unica responsable de sacar con eficiencia todo tipo de tributaciones a las aguas del estuario.

A la necesidad de recuperar esa eficiencia ya hube dedicado varias decenas de hipertextos; pero uno en especial -/uag2.html-, grafica la propuesta para conformar una nueva línea virtual de ribera donde recrear las condiciones naturales que permitan a la deriva litoral cumplir sus funciones.

Esa recreación implica una rectificación extrema de esa línea; una canalización al Oeste y una zona de refulados al Este de la misma, conformando allí las nuevas baterías convectivas que alimenten el ecosistema de la deriva litoral.

Por su muy ajustada escala, estas obranzas no reclaman financiamiento externo. Las mismas se materializan con equipos de amplia oferta en el mercado. La canalización es la estricta necesaria para el paso de los hidrofoils y serán sus tamaños los que determinen las escalas de la obra.

La recreación de la línea de ribera viene concretada por paneles ligeramente sumergidos que acoten en uno de sus márgenes la deposición de los refulados inmediatos al canal. El área de operaciones es de muy baja profundidad y por ello se descuenta que los equipos serán reitero, de escala donde la oferta no es escasa.

Lo más problemático de esta propuesta viene signado por el desconocimiento general de sistemas convectivos. A quien le interese develar algo más de la propuesta, tiene a su alcance unos 500 hipertextos que desde hace 7 años vienen ilustrando sobre estos temas.

En éste hipertexto en particular propongo apuntar al provecho de conformar en coincidencia con la canalización que viene en azul ilustrada en la imagen que sigue, un corredor aplicado al servicio de transporte de pasajeros mediante hidrofoils, hoovercrafts o cualquier otro sistema de rápido desplazamiento de comparable eficiencia.

Esta propuesta fundada en recuperación de enlaces y soportes ecosistémicos, acerca soluciones de escalas generosas a múltiples problemas. La creación de franjas de expansión por un par de miles de hectáreas es una de ellas.

Pero no serán mecanicistas hidráulicos o mercaderes los que afinen vocación para mirar por sistemas termodinámicos naturales olárquicos abiertos; y alcancen con algún esfuerzo a sensibilizarse y derramar sus criterios.

La tarea comienza poniendo en orden los factores del discurso; que no giran en la órbita del medioambiente, ni de la sustentabilidad, ni de la gobernanza, ni siquiera del urbanismo. Ls esferas de estos discursos tendrán primero que cultivar mirada de entrada a ecología de ecosistemas; para luego desarrollar cosmovisión con todos los compromisos que quieran sacar provecho de ella.

El haber antepuesto la mirada medioambiental a la ecología de los ecosistemas, es lo que ha provocado la parálisis que ostenta la causa Matanzas Riachuelo, en donde después de 4 años confiesan que no saben identificar el pasivo del PISA MR; esto es: no saben identificar al MUERTO. Cadáver que desde Abril de 1786 está esperando su certificado de defunción.

No se trata de urdir un nuevo discurso sobre territorio, sino entender que el orden de los factores en estos discursos medioambientales, alteran el producto. Primero tienen que entender cómo funcionan estos ecosistemas y luego darse a los discursos que quieran.

Para no avanzar en complejidades simplifico en la línea azul el trazado del corredor de pasajeros. La escala de la novedad propuesta es demasiado inusual para aquí extenderla sin dar lugar a que la invitación venga acompañada del primer despertar de la propia imaginación del que la advierta y de esta forma esté dispuesta a avanzar en complejidades.

Quien aprecie entrar a estas complejidades encontrará una senda en esta presentación del CII Argentina 2010:

http://www.alestuariodelplata.com.ar/convec2.html

Francisco Javier de Amorrortu, 21 de Octubre del 2012

 

Desde las afrentas al bien común, las mentiras y el fastidio, al rocío del Alba; desde las fabulaciones hidráulicas, a los crímenes en los santuarios del agua; desde el basurero al aire libre, al cultivo de las tierras con glifosatos; desde la manipulación de razas y linajes, hasta los revuelcos del transporte público en tanto es cernida la harina de la reconversión... perseverancia para encender miradas y renovar reclamos, suavizar consumos y apreciar legados; insistencias que no siempre encuentran suavidad ... pero sí las energías y materias que regalan utilidad a historia personal e inmanencias, al cuerpo viejo y al niño huésped en antiguas tierras; gracias del alba de las Musas Alflora Montiel Vivero y Estela Livingston que siempre agradezco. 25/2/13