. acuíferos . . agua 1 . 2 . 3 . Aliviador . . Reconquista 1 . 2 . 3 . 4 . . BID . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . . cloaca 1 . 2 . 3 . . Colony Park 1 . 2 . . convenglish . . flujo termodinámico 1 . 2 . 3 . . termodinamica 1 . 2 . 3 . plataforma 1 . 2 . . hidrolinea 1 . 2 . 3 . 4 . . humedales . humedal Escobar 1 . 2 . 3 . AySA . . pendientes 1 . 2 . . observaciones . . sedimentología . . puelches 1 . 2 . . riovivo . . riomuerto . . manadelcielo . . IAB . . contralor . . art 59 . . EIDICO 1 . 2 . . blanqueo . . preguntas 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . dominialidad . . tapones . . terraplen . . embalses . . sustentable. 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . prospectivas 1 . 4 . . quantum . . index .

Al confesionario de los ríos muertos

Todavía no ha aparecido sobre la Tierra un depredador tan ciego como el que se presume el más inteligente entre las criaturas con ambición de vivir en avanzada sociedad y tejer redes tan abigarradas que ni espacio dejan proporcionado a sus basuras, sus heces, sus movilidades.

Si no dejan espacio para lo propio, a qué imaginar cuáles fueran los respetos y prospección que alcanzan de los recursos naturales, sus regímenes mínimos y máximos, sus expansiones, transformaciones esperables y sus previsiones de interacción con la propia sociedad.

Hacer entender la conveniencia de respetar los recursos naturales comprometidos con los espacios urbanos resulta tarea interminable, que sólo encontrará remedio en planes centenarios de educación; elevando demandas por justicia y mostrando de la ciencia sus errores y silencios en responsabilidades condenadas al fracaso antes de empezar.

Entre los recursos naturales que han llamado estos 13 años mi atención debo destacar aquellos que por su escala y recorridos aparecen comprometidos con millones de personas que se sirven de ellos para el esparcimiento de sus heces y desechos, domésticos e industriales. Hablo de las cuencas hídricas y las riberas estuariales. Que si bien descubrimos en ecología compromisos ecosistémicos entre ellas, resta asociarlas con la sociedad que hace, sin aparentes alternativas, uso criminal de ellas.

No es necesario diferenciar las cuencas pequeñas de las mayores porque todas ellas están igualmente muertas. Todas fueron entubadas a cielo abierto primero y luego sin cielo alguno las pequeñas. A todas se les alejó la costa por acreencias obligadas como única opción a las expansiones urbanas ilimitadas y al parecer, no resignables, ni aún cuando presienten el riesgo de seguir demorando miradas más atentas y sinceras a los entornos de estas cuencas amenazados hoy con la conciencia de que la ciencia jugó muy mal aquí su partida.

Tapar la salida de los flujos estuariales ya en estado catatónico, del área estuarial urbana de aprox 80 a 100 Km2 que media entre el Dock Sud, el Tigre y el Emilio Mitre con 4 millones de m3 diarios de efluentes con garantía térmica de presta sedimentación; anegar los paleocauces con pertinaz ocupación en la creencia de que la tunelería es la solución para compensar la pérdida de las áreas de expansión; ignorar la función de la deriva litoral, ignorar la limitación que en el ancho imponen efectivos los corredores de flujos costaneros que le siguen y han desaparecido por tantas acreencias costaneras sin contemplación a la dinámica y relación de esos ecosistemas; seguir permitiendo la ocupación de la llanura intermareal con barrios cerrados allí expresamente prohibidos; ignorar el problema de la boca tapada del Miní y la multiplicación de transportes sedimentarios hacia Oyarvide, generados por la transformación de los flujos originales y profundos del Miní en convectivos internos que mutaron la dinámica natural de todo el frente deltario central; no mirar al nuevo borde costanero a consolidarse al Este del área penínsular paralela al Emilo Mitre, fruto de los refulados que de inmediato vendrá fortalecida por la acción de la nueva draga de corte; no reconocer los problemas de las salidas de canalizaciones en Sanborombón; no reconocer las limitaciones extraordinarias que cargan esas y todas las canalizaciones obradas y por obrar; no reconocer de cuántas formas se mata un curso natural y cuán pocas formas conocemos para intentar resucitar sus dinámicas. Estas son tareas que sólo a la ciencia le cabe mirar. Y esa mirada aparece por fenomenología termodinámica de aguas someras en planicies extremas, recién resaltada.

En el escenario del plan hidráulico urbano capitalino todo es ocultamiento -ver http://www.alestuariodelplata.com.ar/inundabaires2.html - cuando no necedad e ignorancia con acompañamiento de prolijos silencios académicos, que jamás arriesgarían sus magros presupuestos para incomodar a quien no tiene ni capacidad, ni deseos, ni tiempo para detenerse a contemplar otra materia que disfrazar estelas de torpezas y miserias, siempre presionado en mil urgencias.

Aplicar a la dinámica de los ecosistemas culturales para intentar hacer algún minúsculo lugar a los ecosistemas naturales, sólo se me ha brindado tras 13 años de reclamos por la vía judicial, sin oportunidad a salidas más directas.

Todo lo aprendido viene de mi Musa Alflora Montiel, tan humilde como extraordinaria, a quien siempre agradezco; y siempre, urgido por calamidades merecedoras de descalificación completa. Que incluyen a octogenarios cuyas obranzas aquí descubren engaños completos que imagino sabrá él qué lo indujo a semejante rendición de sueños.

Aclaro, que en esta mentira, osadía, fantasía o como quieran llamarla, hay un detalle curioso y es el que descubre a este recorrido en dirección opuesta a las pendientes naturales del sector hacia el O; que si bien ínfimas, ya prueban que a los 80 años este proyectista no deja de ser creador. Lástima que no sea conciente de las magnas ilicitudes que genera en todo su alrededor; que no representa esta tontería ni la millonésima ava parte de las barbaridades consagradas en sus proyectos.

Al despanzurrar todos los suelos comiéndose crudo el impermeable Querandinense y el filtrante Pampeano hasta llegar a descabezar al Puelches, las tendencias piezométricas de estos mantos con surgencias naturales en la región asumen otra dimensión. Y por ello, supongo, la necesidad de evacuar algo de ellas apuntando al camino más corto por el ENE.

De todas maneras estas iniciativas prueban que las energías mercaderes no encuentran en ciencia clara compensación, ni siquiera declarativa que les ayuden a obrar con mayor previsión, sin violar en forma brutal, códigos y leyes naturales elementales todos los días y en todas sus obras en la misma región, sin haber ninguna de sus modalidades cambiado, a pesar de lo mucho que es de imaginar tendrían que haber aprendido en algo más que dos largas décadas desde que en los bajos de Mildberg inauguraran criminales desatinos hidrogeológicos que nadie en todos estos años apareció dispuesto a señalar, denunciar y demandar; siendo que hasta la propia Justicia debió obrar de oficio por ello; pero mucho más el Instituto Nacional del Agua que teniendo clarísima conciencia de la extrema gravedad de estos incomparables atropellos fueron a buscar a un hortelano para que se ocupara de poner el grito en el cielo.

Pero todas estas laxitudes de conciencia son apenas una migaja de la contrastada desestructuración que les espera por haber forzado a la mecánica de flujos a modelar milagros que saltan a la vista nunca dieron otros resultados que los tapones sedimentarios y por ende, las funestas cuencas devenidas endorreicas que hoy nadie alcanza a resolver desde mirada al recurso natural, pretendiendo que el cultural les alcance el remedio. Ver este desenfoque en http://www.alestuariodelplata.com.ar/cortemr.html

En el horizonte que imagino cercano y enriquecido por esta fenomenología termodinámica de aguas someras en planicies extremas, el primer enfoque apunta a la trascendencia de ese particular segmento de flujos convectivos internos naturales positivos, únicos responsables de asistir la dinámica superficial en planicies extremas; en puntual contraste con los lamentables pretendidos flujos de las aguas en los sarcófagos que durante siglos nuestros ingenieros hidráulicos estuvieron construyendo.

Que serán útiles también para comenzar a estudiar las previsiones mediterráneas de Buenos Aires y la calidad de los flujos que pudieran considerarse en el sector interno y externo a la nueva área peninsular al Este del Emilio Mitre, ahora que la relación ancho profundidad de este sector estuarial recibe de regalo este inevitable cambio de escenario que cabe sospechar fuera de mínimo provecho. Y el valor de advertirlo y considerarlo reconociendo no haber forjado experiencias, permitirá aprender un poco más de lo poco que sobre este rincón del estuario sabemos y a partir de estos avances iluminar mínimas prospectivas del devenir mediterráneo de Buenos Aires que es inconcebible no adviertan la trascendencia que tienen en todos los planes hidráulicos que a la ciudad le vienen negando; ocultando las décadas que la hidráulica se tomó como descanso para ir adormeciendo.

Los puntitos blancos en la imagen que sigue son bolsitas de plástico en el vertedero de Retiro. La diferencia de grises marca la disociación hidroquímica y térmica de los flujos fríos que al salir del túnel provocan sedimentación. ¿A qué hacer un estudio de carga másica, si aquí no hay flujos?

Mucho más compleja será la mirada a la localización lejana del ano de la extendida red de nuestros intestinos, que no parece el freático abajo de nuestros pies el lugar más adecuado; ni el que tienen previsto para los emisarios del Plan MR.

Un impermeable Querandinense demasiado cercano y un freático demasiado oprimido por todas las descargas que en circuito cerrado van a parar a él en las grandes cuencas del Matanzas y el Reconquista que han devenido endorreicas por el tapón de disociaciones nunca vistas que encuentran a la salida, son el panorama de arranque de estas miradas urgidas por la insustentabilidad radical del ambiente donde moran 10 millones de Vidas

, , .

Los mismos desencuentros que en primarios términos algunos destacan como "picnales", cargan el Aliviador, el Tigre y el Reconquista respecto del Luján, el Luján respecto del Vinculación, el Areco respecto del Paraná y el Riachuelo respecto de su interfaz estuarial.

Estas imágenes que siguen, sólo aportan menudencias que no deben tapar los problemas dinámicos internos por falta de energías que estimulen despegues convectivos; los problemas de la dinámica del encuentro en la interfaz de salida; los problemas que afligen a la deriva litoral, Madre de todas las tareas, los problemas de sedimentaciones desordenadas por falta del cordon litoral protector de las advecciones mareales provocando sedimentación en las mismas bocas de entrada y varios kilómetros aguas adentro del tributario, la pérdida de riberas blandas, la pérdida de meandros, la pérdida de áreas naturales de expansión, las escalas de afectación urbana a estos cursos que hace más de dos siglos se jubilaron, no son problemas que vayan a solucionarse poniendo los catecismos hidráulicos en los altares, sino más bien invitando a cultivar miradas más complejas, que aplicadas puntualmente a estas planicies extremas, logren algún día renovarlos.

.

. . .

Pasando de la ciencia a la política, estas imágenes tan poco vistas y menos apreciadas (que por ello solicitan al Google Earth las vele), son aquí invitación a caer en estupor tras ver cómo ya al Luján le están preparando aguas arriba nuestros vecinos chilenos y EIDICO, -en virtud de amistades con Massa y el propio gobernador-, el más torpe sarcófago que nunca en la historia de estos desatinos se vió en tan generosa escala de un plumazo en administración y justicia, constituído.

Hablar entonces de fenomenología termodinámica de aguas someras en planicies extremas merece dejar una ventana abierta a la contemplación de estas fenomenologías en nuestros comportamientos, porque de lo contrario muchas ilusiones, buenas y malas, se cargarán a espaldas de la primera esperando milagros. Milagros se nos regalan todos los días, pero apreciando nuestros Ángeles, tras los esfuerzos humanos hacer guarida.

- .

Plumas de hidrocarburos subidas desde el Dock Sud que muestran meterse en directo por convexión externa dentro de las tomas de agua de Palermo. Y sin que Petroni haya logrado siquiera imaginarlas como variables en su modelación, el fenómeno hace su aparición en nuestro sentidos.

Los mismos aportes científicos, aún siendo parte bienvenida del progreso, no escaparán al reparto de consecuencias penosas para todos los que comiencen a advertir errores de antiguos presupuestos académicos consagrados en horrorosos planteos ingenieriles hidráulicos, en millones de obras.

Nada parece sencillo, pero según se deja sospechar en la transformación del sentido fundante que arroja el más nuevo y más viejo concepto de entropía que comienza a manifestarse embebido en la enorme complejidad de los sistemas naturales, estas criaturas sociales son la parte "inteligente" que desde su propia inconciencia y enredos pudieran comenzar a descubrir qué función cumplen en entropía de sistemas naturales, sus desatinos. Mientras el error no sea un horror, vale el camino.

No cabe más remedio que confiar en la oportuna integridad de esa inteligencia; que de todas maneras, para acceder a fenomenal progreso cuántico sólo en creciente integridad habrá de ir trasponiendo ese umbral.

. . .

La imagen superior muestra la resolución de 16 m por pixel (30 m en color), que nos alcanza el satélite argentino, comparada con las del Google Earth de 0,8 m por pixel en la imagen inferior . Sin embargo, a pesar de gratuitas e invalorables ya tenemos avestruces que se ocupan de devolver el favor.

. . .

Darwin, que reconoció nuestras tierras no advirtió que el hombre desciende del avestruz. Tesis que ya Aristóteles anticipó al llamarlo "bípedo implume"

En este contexto de sinceridades pretenden llevar adelante el Plan Matanzas Riachuelo basado exclusivamente en la mirada al recurso cultural.

No es exclusiva del ACUMAR, ni del gobierno de la ciudad esta actitud extendida en todas los fueros: Jefes de Gobierno, Fiscalía de Estado, ministerios, municipios, centros de investigación y ONG "ambientalistas". Ver http://www.alestuariodelplata.com.ar/inundabaires2.html

La imagen que sigue fue por mi capturada un 17/4/02 y tapa del diario La Nación al día siguiente. Sorprendido el intendente de Pilar Bivort en su desayuno ordena a su secretario de Medio Ambiente montar de inmediato en helicóptero acompañado por la socia de su mujer que se ocuparía como escribana pública de labrar el acta del sobrevuelo. Realizada la tarea y su testimonio notarial en forma frontal impecable, dispone el lobby mercader ocultar ese video hasta que dos años y medio más tarde una mano piadosa lo pone en las mías para de inmediato ser presentado en Suprema Corte como parte de mis aportes a la causa B 67491/03. Ver Video en 230, 520 y 768 Kbps

Barrio Los Sauces dirimiendo sus torpezas en causa 67491 en Suprema Corte

Su vecino la Lomada le acusa de haber colocado 5.000 m3 en terraplenes y no confiesa los 350.000 m3 que él mismo colocó enfrente del que denuncia. Está claro que ese vecino, el más importante mercader de la zona y por entonces Secretario de Gobierno y Hacienda del municipio del Pilar, se apoyaba y se sigue apoyando en un poder ejemplar que alguien heredará en vicios y otras comodidades.

En las imágenes que siguen vemos una canalización obrada con la guía del ejecutivo provincial en la década del 50, que aún permanece inalterada mostrando el progreso del Escobar actual en la saludable meseta a cota 25 m.

Tan sorprendentes ejemplos contrastan con los proyectos de un Plan Estratégico para ocupar todos los humedales cuyo promedio de cota ronda el 1,5 m IGM. Que para resolver la cota de arranque de obra permanente generarán rellenos despanzurrando el Querandinense, eliminando el Pampeano y descabezando el Puelches.

Al frente de tan creativas propuestas está el octogenario magister en Ética Ambiental titular de cátedra en el FLACAM cuyo fundador se gasta las suelas viajando por el mundo dando conferencias sobre sustentabilidad ambiental. Con esta maravilla de criaturas y los científicos adormecidos, el misterio terrenal es realidad. http://www.delriolujan.com.ar/incorte6.html

Otro fenómeno para considerar en su justa medida: el trascendido de nuestro compatriota CEO de Shell, que con razón lamenta la inseguridad jurídica que vive el país y su empresa en especial amenazada con controles de precios, estando seguramente enterado cómo se generan estas otras plumas, no precisamente de pingüinos, que tanta seguridad regalan como compensación ejemplar a los valores que a su empresa niegan.

Aquel par de imágenes superiores mostrando las plumas de hidrocarburos metiéndose directamente en las tomas de agua de Palermo, fueron recogidas luego de un seguimiento secuenciado de 14,6 Kms que nacía de estas bocas tan respetuosas del sentido común y del más complejo orden jurídico, para subir merced a la deriva litoral hasta las cercanías de las bocas de Palermo donde mutaban a convexión externa y se colaban directamente en las tomas como por obra de una aspiradora.

Al menos son más sinceras que las del emisario oculto que desde hace aprox 45 años trae estas mismas pestes desde Campana y a través de no menos de media docena de bocas difusoras siembra terror que deja estelas visibles hasta 45 Km de sus salidas. Vale entonces estimar cuántos Exxon Valdés salieron por allí en 45 años, para mirar el fiel de esta inseguridad jurídica. Ver http://www.alestuariodelplata.com.ar/costa0.html

 

 

Las imágenes que siguen muestran el respeto natural que debemos a las expansiones de los cursos de agua en llanuras extremas para estimar el valor y el lugar del encuentro de esas energías que resuelven el despegue de los flujos convectivos internos naturales positivos, encargados de hacer marchar estas extendidas masas de agua en suelos con pendientes de 7,5 mm/km.

Eliminando meandros, encajonando y enderezando cursos y en adición robando las áreas de expansión naturales, la consagración del crimen está asegurada. Los ingenieros hidráulicos y sus clientes, claramente inconcientes por déficit de cosmovisión sobre estas necesidades naturales, siguen diseñando sarcófagos.

Si un río como el Luján, presionado por terraplenes ferroviarios de un siglo, y responsables confesos de embalsamientos de hasta 2,86 m en el Belgrano, aún sufriendo estos acosos no ha permitido que las huellas de sus meandros divagantes se borraran -y la imagen de arriba lo atestigua con claridad meridiana-, cómo harán para borrar estas imágenes de palpable actualidad y seguir ignorando las vitales expresiones de este curso de agua para dar respuesta a sus necesidades energéticas, que luego se traducen en el despegue de procesos convectivos internos naturales positivos, únicos responsables junto a los de evapotranspiración, de dar salidas.

Le hicieron bastardas limpiezas de lecho acumulando barros en sus márgenes, le consolidaron arboledas de talas para bloquear sus vitales alientos divagantes, le cruzaron terraplenes, le alzaron terraplenes paralelos para a cielo abierto entubarlo (ver salida antes de la ruta 9) ¿Qué más lograrían hacer para seguir sumando muerte e ignorancia? ¿Será con eufemismos que se enderezan estos comportamientos?

Para resolver la cota de arranque de obra permanente generan rellenos despanzurrando el Querandinense, eliminando el Pampeano y descabezando el Puelches. Al frente de tan aberrantes estrategias y obranzas está el octogenario magister en Ética Ambiental, titular de cátedra en el afamado FLACAM cuyo mentor se gasta las suelas viajando por el mundo dando elocuentes conferencias sobre sustentabilidad ambiental.

Los cursos de agua no necesitan nuestra ayuda: Lo de sobreajustados y subajustados es clara muestra de nuestra galera de fantasías para forjar con nuestra intervención paisajes, sin antes haber hecho buen acopio de imágenes de lo que estos cursos intentan, aún moribundos, mostrar. Los meandros no son una tontería de Natura, sino el divague que en lugar de distraer, atrae mucho mayor energía. En ese nivel de sensibilidad tenemos que instalarnos para no caer siempre en los mismos horrores de lecturas mecánicas y frías.

La imagen que sigue refiere de la 2ª ley de la termodinámica, útil a sistemas de cajas adiabáticas cerradas, pero ajena por completo a sistemas naturales donde el concepto de entropía habla de los regalos permanentes, de los encuentros sutiles, de la materia y su relación con tantas formas de energía, aportando a los sostenes de la Vida.

Francisco Javier de Amorrortu, 1 de Octubre del 2010