. acuíferos . . agua 1 . 2 . 3 . Aliviador . . Reconquista 1 . 2 . 3 . 4 . . BID . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . . cloaca 1 . 2 . 3 . . Colony Park 1 . 2 . . convenglish . . flujo termodinámico 1 . 2 . 3 . . termodinamica 1 . 2 . 3 . plataforma 1 . 2 . . hidrolinea 1 . 2 . 3 . 4 . . humedales . humedal Escobar 1 . 2 . 3 . AySA . . pendientes 1 . 2 . . observaciones . . sedimentología . . puelches 1 . 2 . . riovivo . . riomuerto . . manadelcielo . . IAB . . contralor . . art 59 . . EIDICO 1 . 2 . . blanqueo . . preguntas 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . dominialidad . . tapones . . terraplen . . embalses . . sustentable. 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . prospectivas 1 . 4 . . quantum . . index .

Encuentro con las sutiles energías que mueven las aguas en planicies extremas

Lejos de pertenecer a los segmentos de flujos laminares modelizables en los laboratorios de mecánica de fluidos, estas energías se aplican en forma natural, sin gastos en entropías negativas, a conformar los despegues de flujos convectivos internos naturales positivos. Flujos mentados en mecánica de fluidos como "verticales turbulentos".

La condición positiva, el movimiento perpetuo que asiste a estos flujos, depende de la energía solar que carguen las aguas en las costas blandas, en los meandros y en las baterías solares que en oportunidad de anegamientos aparecen incluso conformadas por apropiaciones en las frágiles vegetaciones comprometidas en las aguas.

Todos esos recursos propios de aguas someras en planicies extremas participan el despegue de procesos convectivos internos en pequeñísimos cursillos de agua que van sumando como arterias su contribución a una vía central y próxima de mayor escala; que para alcanzar salida a cursos mayores lejanos necesita de la contribución de todos ellos para asistir las marchas caudalosas; que ya en aguas más profundas suelen aprovechar el transporte sedimentario como recurso adicional para capturar más luz en sus espaldas y así sustituir buena parte de la relación dinámica que aportan en otra escala, los meandros y las costas blandas. Estos sistemas guardan por otra parte, sostenida memoria y de aquí el sostén de sus disociaciones cuando comparten el curso con otras aguas; y unas y otras el mismo destino.

La flexibilidad para apropiarse en estacionalidades siempre cambiantes, de la energía necesaria que reclaman estos cursos, es tan notable, que por ello advertimos con la mayor sorpresa el sentido y dinámica vital extraordinaria de los meandros divagantes.

A partir de aquí la concepción del río vivo es tan inocultable como inconcebible hayan traducido aprecios en sarcófagos "hidráulicos", rematados con respaldo matemático para consagrar con esa seguridad su centenaria ceguera.

Los márgenes de atención que se desprenden de la más simple de cualquier consideración a estas imágenes, no necesitan ser legislados -de hecho, ya lo están-, porque el respeto que meten en el alma sobra para respetarlos y amarlos. Es inútil y bien condenatorio, sin embargo, que los verdugos escurridores intérpretes de la Dirección Provincial de Hidráulica sigan sosteniendo que las franjas de conservación de los cursos de agua naturales que funda la ley 6253 para respetar las áreas paralelas a las riberas, sean para sus obranzas y por ello las mentan como "franjas hidráulicas". La ley lleva un nombre que con claridad apunta a la "franjas de conservación de los cursos de agua naturales" y no a sarcófagos ingenieriles.

Aquí probamos que sus interpretaciones y obranzas siempre fueron ciegas torturadoras de los cursos de agua en planicies extremas; y donde ellos tradujeron sus planteos semánticos e ingenieriles consagraron la destrucción del recurso natural que nunca más volvió a marchar. Este capítulo es tan aterrador que merecerá un hipertexto especial que seguirá a este de los ríos vivos. http://delriolujan.com.ar/riomuerto.html

La infinidad de oportunos arrepentimientos de obranzas derivadas de miradas mecánicas derivará, tras sorpresa, en la fundación de esos nuevos respetos. Obranzas que nunca más serán admitidas de utilidad a ecología alguna, pues sólo conducen a desengaños que es imposible no rompan el alma.

No hay consuelo para los mecanicistas otro que despertar al Alba de estos reconocimientos. Ese despertar les desviará y minimizará las penas que pudieran acumularse si se detienen a mirar lo realizado en cientos de miles de obranzas en todos los rincones del planeta. Imposible en ese despertar detenerse para mirar atrás.

Si la alegría del despertar a tan inesperada novedad se instala, es imposible imaginar las transformaciones y aplicaciones que seguirán para transformar en un par de décadas todos los principios de la termodinámica, que ya no serán de cajitas cerradas, sino de las complejidades extraordinarias a descubrir en los sistemas naturales.

Que como toda fascinación por los ojos reconoce entrada; y a lo extraordinario siempre, siguen ojos que atrapan. Es al espíritu en cada uno, al que cada uno apreciará en intimidad agradecer toda vez que esos fenómenos eurísticos bajen como cascadas por el alma.

No es este tiempo del despertar el de las matemáticas; que a no dudar estarán aguardando desesperadas para sumarse a semejante transformación en las miradas.

No tiene sentido dedicar tiempo a confrontar con miradas mecánicas y seguridades matemáticas. Ya tendrán ellas suficientes problemas que cargar en inevitables desestructuraciones; que sólo la alegría del despertar resolverá en indecibles jornadas.

Mi condición de hortelano por completo desalineado de estructuras académicas y leyes consagradas, me facilita apuntar, más allá de los textos aprobados, a las imágenes que nos llevan al mundo sensorial donde un hortelano suele estar bien conservado.

Vengo a entregar imágenes de ámbitos dinámicos del agua en franjas por siempre despreciadas, en interfaces despreciadas, en disociaciones despreciadas, en descalificaciones primarias como turbulencias, que sólo por sus complejidades en modelización se han ahorrado de mirar por termodinámica de sistemas naturales, en intereses primarios que sólo por ellos se ha detenido la segunda ley de la termodinámica a mirar por cajas adiabáticas cerradas.

Es muy sencillo advertir si el interés en mirar está encendido; y bastará con mirar para luego ir a casa a descansar y dejar que lo que tenga que pasar lo acerque el Alba.

Las imágenes están sembradas por todos lados y ya cada uno se ocupará de multiplicarlas.

La transformación entra primero por los ojos antes de tomar conciencia de nada. Y luego hace rumbo en cada Vida de acuerdo a los recursos que a cada uno el Amor le traiga.

Esta es la "mecánica" de los fenómenos eurísticos, que sin duda, una sola vez vividos descubren una senda imposible de olvidar. Los flujos de las vivencias en el alma son fruto de confianza cultivada en particular intimidad.

No es posible verlas instaladas en las discusiones. Aunque sí es frecuente verlas instaladas más allá de ellas, cuando la intimidad nos alcanza. La única compensación que acerca utilidad en estas desestructuraciones florece en forma única e irremplazable, en intimidad.

Estas líneas van a poco apuntando a estos otros flujos que también en la conciencia necesitan internamente convectar. Inútil ponerse a pensar antes de sentir esa intuición suscitada en la forma natural que siempre se enciende al Alba.

No imagino mecanismos comparables que sustituyan el impulso vital del acceso fenomenal con obvio apoyo sensorial, previo al cognitivo. De hecho, ese apoyo sensorial a muchos sorprende hasta recalar en temor. Quien no está llamado a recorrer estas sendas, al éxtasis que conllevan las sorpresas escapa. Sin éxtasis no hay creación. Entiéndase que no hablo de la creación del soporte crítico, sino de lo previo a él. Lo que luego se expresa en desarrollos críticos que lentamente van asistiendo el siempre demorado acceso al desarrollo fenomenológico.

En este caso, es inevitable considerar a esta presentación, como lo más ajeno que ha pasado por estas academias; para mostrar las aguas que no son ajenas a nadie que beba de ellas.

"Agua en superficie que has de beber, primero mírala correr. Si no corre, ajusta tus reconocimientos de esa superficie; que si fuera plana, más te alcanzará a sorprender."

"Intenta acercar herramientas deductivas que la fenomenología termodinámica de los tesoros de los sistemas naturales hace un tiempo acaricia. No sueñes con modelos matemáticos por un tiempo. No te desesperes por las obras ya realizadas, pero empieza a soñar con remedio para ojos que todavía insisten con planteos ingenieriles. Primero bebe de las imágenes. Ese cambio de actitud ya alcanzará algún premio"

La imagen que sigue muestra la planicie de inundación del Río Negro, reconociendo las extraordinarias energías convectivas mutando, atropellando en los hiperactivos meandros presentes en las salidas tributarias. Pretender sustituir estos campos de energía con sarcófagos hidráulicos es la más espantosa de las ocurrencias que sólo a un ciego del paleolítico se le ocurriría aplicar en tiempos donde la imagen satelital despierta incluso, a los menos imaginativos. Un ciego escudado en modelación matemática equivale a una piedra lejos del estimulante canto de "ein Stein"; que por tanto aprecio a esa mirada fenomenal no tenía empacho en decir: "si está escrito, a qué leerlo siquiera una sola vez"

El comentarista de la NASA imagina estos cambios en tiempos centenarios. Pero las huellas que regala el Bermejo en sus suelos de texturas sueltas y altísima variedad de caudales, desde los moribundos a los atropellantes, luciendo a pleno sus permanentes transformaciones en las imágenes que siguen, hablan de tiempo recientes y de la extraordinaria energía presente, catapultante primero de sus salidas al río Paraguay y luego, de los estruendos al abrirse al Paso de la Patria.

Memoria activa de energías desprendidas de una cuenca que reconoce numerosas planicies en su trayecto y de aquí sus anchos de 5 y hasta de 15 kms, en suelos sueltos supersaturados de sedimentos, que en temporada cálida ven abrir en ellos, nuevos senderos merced a convecciones internas naturales superpositivas que los despegan de sus demorados asentamientos dispuestas a llevar las más formidables cargas sedimentarias hasta su salida estuarial a 2000 kilómetros al Sur; conservando disociadas su clara identidad de origen para que nadie dude de dónde vienen y de quién ha sido la tarea. Las herramientas para comenzar a estudiar estos procesos ya van apareciendo tímidamente expresadas en la sigla FHMT Fluid Mechanics, Heat, Mass Transfer and Thermodinamics, aunque todavía para caminar tropiezan encadenados a la pesada bola de la 2ª ley.

Calcular la cantidad de calor que esos suelos traducen en el trabajo que median en dinámica las aguas, ya descubre que el sistema hidráulico apoyado en cajitas cerradas tiene donde comenzar a abrirse en la mirada a tan ricas planicies y sus complejidades, que por el momento se vienen salvando de intervenciones ajenas a sus naturalezas.

Bermejo

Sólo en el tramo que va desde sus nacientes hasta el encuentro con el río Paraguay reconoce 1450 km de longitud que en línea recta se reducirían a 730 Km.

El caudal de los meses de Enero a Mayo llega a superar hasta 20 veces el caudal del mes de Octubre. La carga de sedimentos alcanza hasta los 8 Kg/m3. Ya con estos parámetros cabe imaginar las extraordinarias energías que le caben y por las cuales bien cabe advertir su conservación de identidad, aún estando por su vínculo con el Paraná sus marchas controladas. Y ya veremos en su largo matrimonio de salida al mar su personalidad adueñada de una de sus orillas.

La imagen que sigue muestra al San Lorenzo, tributario del San Francisco (gran colector del borde de la Puna), y este del Bermejo, en oportunidad de caudales intensos y masa sedimentaria transportada luciendo a pleno en color y ebullición.

. . . . .

El Bermejo es curso de aguas, que por su virginidad y como pocos, ilustra en sus grandes variedades estacionales a lo largo y ancho de sus variadas planicies, la manifestación de formidables e irremplazables energías convectivas naturales internas positivas que nunca los ingenieros hidráulicos parecen haber querido precisar, so pena de ver sus catecismos quebrados de pena frente a tanta obra malparida. Tras 50 años de mirar sus energías nadie se atreve con él. Ni el propio Paraná le roba una pizca de su identidad y por ello le respeta dándole una de sus dos orillas. http://www.alestuariodelplata.com.ar/bermejo2.html

Los obstinados que durante 50 años por pretendieron "sanear" este extraordinario recurso natural para aplicarlo a recurso navegable, han tenido que olvidar la amenaza de fabricarle un sarcófago con hendija para mirar lo que siempre fueron sus áreas de expansión. Ver http://www.alestuariodelplata.com.ar/bermejo.html El comité de cuencas del Bermejo, alertado de estas riquezas que a ecología sorprenden, no está para esas ajenas ilusiones.

La imagen que sigue en el Paso de la Patria muestra las aguas del Paraná con color más oscuro, migrando por convección externa a las del Paraguay con gris amarronado resaltando la mucho mayor carga sedimentaria transportada que le aportó el Bermejo. Si no fuera por capa límite térmica e hidroquímica qué razón le impediría asociarse en tan largo recorrido. Parecidas disociaciones pesan en los corredores oceánicos y sin embargo la mecánica de fluidos nunca se movió a considerar de ajustar sus modelizaciones y modelaciones para incorporar mirada a estos flujos que imaginan fruto de caos turbulento.

. . . . .

La imagen prueba que es posible en un mismo curso de aguas ver fluir con distintos espíritus, dos sistemas; respetando el uno y hasta tomando provecho de las modalidades del otro.

Hoy reconocen que más del 70% de las aguas oceánicas se descubren disociadas, aunque carecemos de explicación plausible de las causas de la estructura del ecosistema y su organización. Las ligerezas que hoy pesan en la redacción de la segunda ley de la termodinámica por la funcionalidad de los intereses que atiende, siguen velando los accesos de los mecanicistas y sus "prácticas" en felices cajitas cerradas a mucho más ricas consideraciones sobre los procesos convectivos internos naturales positivos; que aún no modelizables igual sorprenden.

Siguen imágenes del Bermejo en distintas condiciones de suelos y pendientes, dando a sospechar que las calificaciones de Bermejo "viejo" y Bermejo "nuevo", soslayan vitales aspectos de la dinámica de estos cursos, a simple vista multiplicados -en especial, los más pequeños interiores y/o laterales-, mostrando retículas de infinidad de hebras tejidas a lo largo y a lo ancho de sus cambiantes suelos y compromisos estacionales. Esos nombres no aprovechan al reconocimiento primario de sus flujos. Para nuestro conocimiento todo es aquí sorprendente y nuevo.

Mirar estas imágenes, aún sin entender nada de nada, descubre una materia y energías en extremo vivas, que jamás se conformarían con la consagrada fórmula del corset terraplenado, o peor aún, tablestacado; conformatorio del sarcófago hidráulico, resistente a la percepción de todos sus horrores ecológicos por ilimitada prepotencia paleolítica.

De estas imágenes a las del pobrecito Luján al que le están metiendo hoy mismo en sarcófago los empresarios chilenos y EIDICO, hay un abismo a transitar que luego nadie sabe cómo volver atrás. El Riachuelo y el Aliviador lo prueban; y ni 10 Cortes Supremas lo resolverán en 100 eternidades, mirando por donde van al recurso cultural, sin antes descubrir los problemas originales de respetos al recurso natural que jamás la ciencia hidráulica y sus cerrados mecanicismos está en condiciones de indagar.

Francisco Javier de Amorrortu, 29/9/10

 

Detalles de flujos convectivos internos naturales positivos, en planicie extrema.

Río Luján un 9/9/10, luego de una lluvia de tan sólo 30 mm caída el 1º de Septiembre, tras 30 días sin llover.

Las imágenes que siguen pertenecen al encierro entre el ex FFCC Gral Belgrano y el Gral San Martín.

Esto habla a las claras de la fragilidad de la planicie del Luján, al menos en esta porción que media entre el ex FFCC Belgrano y el San Martín que le sigue. El estudio del INA sobre esta cuenca acredita en este puente un embalsamiento de 2,86 m en la recurrencia de 100 años. Ver + x /sebastian26.html

Sin embargo, veamos cómo se las arregla el curso de agua para juntar las energías que le mueven a salida. Este puente tiene 33 mts de luz y el único cursito que se descubre activo no supera los 2 m de ancho. La imagen fue capturada a 500 m de altura y bastante afortunado considero este regalo, que ninguno de los nombrados en la primera fotografía alcanzaron desde el suelo a percibir; a pesar de haber declarado el Juez Kohan que estábamos en presencia de algo tan frágil, como descomunal. ¡Qué pena que no cultivó esa intuición!

Ríos muertos para probar criterios verdugos

1) Riachuelo. 2) Aliviador del Reconquista. 3) Sarandí y Sto Domingo. 4) Canal 15 y otros en Samborombón.

Todos con la misma concepción del sarcófago hidráulico modelando flujos laminares en planicies extremas. Concepción que habla de las miserias, al parecer, inagotables, del imperativo analógico matemático. A deducir, el éxito que le espera al plan Matanzas Riachuelo. Ver x http://www.alestuariodelplata.com.ar/cortemr.html

Mientras tanto, las hierbas de la planicie, aún anegadas hacen su aporte para que el agua se mueva.

Las diferencias térmicas que encuentran en las torpes salidas, que ni siquiera respetan la dirección de la deriva litoral, dan lugar a la desordenada sedimentación tapando la propia boca; despreciando así la delicada lección que nos regalan los cordones litorales de impecable deposición sedimentaria. Tan impecables que aparecen siempre, en todos los rincones del planeta, calificados como de "borde cuspidado" (stranded cuspate bars). Sin embargo... miramos y no vemos. Fenomenología del saber "asegurado" que no permite mirar por sobre los catecismos académicos; con este resultado: "legiones de catecúmenos "hidráulicos" fabricando sarcófagos".

La ceguera de estos catecúmenos también reconoce sordera. Invitaron al Prof Dr Gregori Koff de la Academia de Ciencias de Moscú a presentar un aporte al Plan Maestro, y sin cobrarles nada por la consulta les reveló que en Samborombón estas sedimentaciones habían consumado "un desastre geológico".

¿Cómo harán sin ojos y sin oídos para acceder al fenómeno que sea? Sin duda confían en modelos matemáticos.

. .. . .. .

Ahora la condena A MUERTE del río Luján, sin que nadie abra la boca... que debería estar bien abierta.

En este gráfico faltó lugar para resumir las huellas que desde legislación se nos acercan para justipreciar los límites condenatorios de estas tareas. Que si fueran áreas urbanas han olvidado el art 59, ley 8912 por el que ni un sólo centímetro de estas tierras quedaría sin ceder; y si fueran rurales han ignorado por completo el art 2º de la ley 6254 que prohibe fraccionar por debajo de una (1) Ha.; y el art 101 de los dec 1359 y 1549 regl de la 8912 que prohibe darse a ilusorios y siempre traumáticos muy mal llamados "saneamientos"; habiendo en adición destrozado las franjas de conservación exigidas por la ley 6353 y subestimado la cota de arranque de obra permanente que el art 3º de la Res Mun 086/09 les fijaba en un mínimo de 8,50 m (3 m por arriba de lo estimado en el proyecto). Recordemos que tanto la ley 6253 como la 6254 señalan al ejecutivo municipal como responsable primario de estas indicaciones y no al ejecutivo provincial que jamás ha estado en condiciones para darse a administrar esos cuidados con estudios hidrológicos siempre negados. La municipalidad del Pilar cuenta con dos estudios de las hidrologías de las cuencas del Luján y Pinazo-Burgueño y por ello en condiciones de cumplir con su tarea.

En materia hidrogeológica, a partir del desprecio al art 101 de los dec 1359 y 1549 ya mencionado, variados obstáculos han sido ignorados. Desde los respetos debidos a los mantos acuicludos y acuíferos que surgen del inc 2 del art 2° de la vieja ley 3487 de fundación de pueblos; a los arts 2º, 3º y 4º de la ley Prov. 5965; al art 101º de los dec 1359 y 1549 reglamentarios de la ley 8912; a los arts 2º, 3º, 6º, 7º, 8º y de los 10 parágrafos completos y puntuales del art 5º de la ley 25688 de Presupuestos Mínimos sobre el Régimen Ambiental de Aguas; a la ley 12257 los sig arts: 5º, 6º, 10º, 14º, 17º, 24º, 29º, 30º, 33º, 34º, 35º, 36º, 40º, 41º, 42º, 44º, 45º, 46º, 47º, 53º, 55º, 57º, 58º, 72º, 73º, 83º, 84º, 85º, 86º, 87º, 88º, 89º, 93º, 97º, 98º, 99º, 100º, 101º, 102º, 103º, 104º, 105º, 106º, y 108º; a la ley 11723 los arts 14º, 18º, 23º, 25º, 27º, 34º, 39º, 40º, 41º, 45º y 46º; a la Ord Mun 727/83, art 4°, punto 2.1.1. y art 14º; a la Resolución ADA 289/08. B.O.: 15/7/2008. Ver exigencias de su anterior 08/04.

En la materia del Código Civil los prohibitivos Arts 2340 inc 3º, 2634, 2638, 2642, 2644 y 2648; y los preventivos arts 897, 899, 902, 903, 904, 917, 923, 928, 929, 931, 932, 933, 934, 935, 941, 942 y 943 del CC .