. acuíferos . . agua 1 . 2 . 3 . Aliviador . . Reconquista 1 . 2 . 3 . 4 . . BID . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . . cloaca 1 . 2 . 3 . . Colony Park 1 . 2 . . convenglish . . flujo termodinámico 1 . 2 . 3 . . termodinamica 1 . 2 . 3 . plataforma 1 . 2 . . hidrolinea 1 . 2 . 3 . 4 . . humedales . humedal Escobar 1 . 2 . 3 . AySA . . pendientes 1 . 2 . . observaciones . . sedimentología . . puelches 1 . 2 . . riovivo . . riomuerto . . manadelcielo . . IAB . . contralor . . art 59 . . EIDICO 1 . 2 . . blanqueo . . preguntas 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . dominialidad . . tapones . . terraplen . . embalses . . sustentable. 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . prospectivas 1 . 4 . . quantum . . index .

Plan de Manejo del Delta

La introducción de Claudio Campagna al necio y empalagoso discurso de la sustentabilidad reconoce correlatos por doquier. La misma palabra “medio” ambiente ya acepta sin querer que el medio ambiente lejos está de ser el pleno ambiente. Que para darnos cuenta del abismo que media entre el “medio” y el pleno, es necesario entrar en la ficción de imaginar al hombre mirando desde el exterior la extraordinaria plenitud velada de la Naturaleza que ya es imposible imaginar donde el que presume antropocentrismos reina.

La palabra “recurso” habla del mismo tema: la necesidad que tiene el hombre de interpretar todo desde sus carencias y apetencias; pero nunca mirar por la forma natural en que cursan sus energías las dinámicas de la Vida.

La misma palabra compuesta “ecosistemas” habla de un “hogar” estructurado en el conocimiento que el hombre hospeda de sus necesidades.

El hombre está siempre presente en medio de todo, haciendo gala del más puro y miope antropocentrismo.

Por ello, despejar del lenguaje a todos aquellos términos que han conducido al encierro en que finalmente sobrevivimos, implica una ilusión necesaria e inevitable para contrastar con la babel que no cesa de crecer en irresponsabilidad y prepotencia con el maltrato al enlace natural de las dinámicas de la Naturaleza.

Tapando heces con bellos anuncios y poderosas instituciones, ya saben cómo orientar sus discursos viendo su expansión en mil refriegas; y así, quienes repiten el discurso oficial y el no oficial de un millón de ONGs desde la energía de sus malestares, conforman un escenario de enredos oficiosos administrativos y judiciales, que cada vez más lejos están de depositar mirada en la dinámica del recurso natural, bien ausente de todos los discursos y reclamos.

Ni una sola línea aclaratoria de los problemas básicos del recurso natural flujos del Riachuelo está presente en la ley 26168. Todas las propuestas de evitar la contaminación y despejar el camino de sirga prueban cuán lejos están de mirar por el recurso natural y no por los deslices del recurso cultural.

Se habla de contaminación, de cultura, de historia, de proyectos de inversión, de participación ciudadana, pero ningún discurso hemos jamás escuchado de las desaparecidas dinámicas del curso natural. El Riachuelo murió en sus flujos hace 225 años y aún no he visto firmado su certificado de defunción. Creen que por estar las más importantes ONGs del país y la propia S Corte en el medio del dilema avanzarán un milímetro sin la comprensión del problema que carga el recurso natural flujos del Riachuelo, en su interior y en su salida estuarial.

La imagen de curso está presente en todas las dinámicas naturales; pero obligado como estoy a acercar ejemplos concretos, me reduciré a las dinámicas de los cursos de agua en planicies extremas y a sus subsuelos, pues es allí donde se han cometido y prometen seguir con ellos, los crímenes más aberrantes de los que nadie parecer tener conciencia.

Por supuesto, la palabra crimen nos vuelve a instalar en el contexto del hombre y su medio. Así resulta inevitable aceptar que la ilusión de escapar a este medio donde el hombre es el eje, luce prácticamente imposible.

Tan imposible como sacar al hombre del medio y ponerlo a un costado. Observador, interesado al fin, es entrometido que no termina de entender cómo mirar la dinámica del curso natural.

E insisto en ello para forjar un espacio de aprecios donde el recurso no sea lo que el hombre propone para mediar soluciones, sino lo que Madre Natura siempre ejerció sin auxilio del hombre para acomodar sus dinámicas a las mutaciones climáticas y a calamidadaes naturales de todo tipo, que tampoco aparecen consideradas en prospectiva elemental alguna.

Este fárrago aclarativo corre el riesgo de aburrir; pero necesito aburrir para facilitar a los que ningún interés tienen en salir de sus fueros, para que abandonen esta lectura. Que la propia disociación con ellos es imperativo inmediato para contrastar posturas.

Sin contrasar en términos radicales las explotaciones antropocéntricas perfumadas para seguir la fiesta marketinera, aún este extraño discurso queda prisionero de sus enredos. Necesito cortar vínculos discursivos para recrear otro tipo de vínculos algo más sinceros respecto a Natura, que aunque paupérrimos tengan al menos la intención de mirar sólo por ella.

Que no están presentes en los pedidos sinceros de Massa y la Fundación Metropolitana a participación activa para proponer un plan de manejo del Delta. Pues aunque las almas de Del Piero y su discípulo Carlos Rodríguez al frente de la SSUyVPBA fueran inmaculadas, sus discursos y sus miradas ya están comprometidas hasta el tuétano con sus tareas de toda la Vida. Pedirle a un banquero que baje de su cabalgadura y mire por fenomenología termodinámica estuarial o de aguas someras en planicies extremas es inútil propuesta.

Esta introducción, tan fuerte como breve, apura el espacio que sigue de aprecios críticos a los informes de Silvia Fajre y la Fundación Metropolitana; que el municipio del Tigre los hace aparecer como lo más estructurado que propone el arte del urbanismo para mirar el Plan de Manejo del Delta. Así es que Massa solicita a la Legislatura, con sincera invitación a la máxima intervención ciudadana posible, para que le aprueben en concierto de voces y lamentos, un distractivo licuado de interminables faltas administrativas, en especial, las de sus inefables amigos de EIDICO. Que no fueron cometidas porque Massa fuera una mala persona, sino simplemente por aceptar el sistema que desde 1977 se impuso en la zona cuando el dec 1980/77 liberó las playas y riberas de 4 municipios para inaugurar la mayor fiesta de interminables violacionesde las líneas de ribera de cursos de agua navegables que se tenga noticias en todo el país.

Por acuerdos entre Provincia y Nación estos cursos de agua conservaron sus compromisos de control en manos de la SSPyVNN, en tanto se tratara del comercio y la navegación. Pero nadie se haría cargo de las dinámicas de los cursos de agua naturales de la región. Así como nadie se haría cargo de los estragos de los santuarios hidrogeológicos, que comenzaron hace más de 30 años con los primeros pasos de DYOPSA, que luego fue acompañado por Supercemento, para terminar en la esfera de Costantini; que con prudencia elemental, ya no por Natura, sino por sus negocios, logró mediante el puntero político Rubén Pesci la aprobación del proyecto de Nordelta por Legislatura. Así es como el Director de Vías Navegables de la SSPyVN autoriza a los Hnos Schwartz y sin control alguno, a dragar el Vinculación hasta donde se les ocurriera de manera de permitir el fondeadero del acorazado Missouri y al mismo tiempo regalarle a los inteligentes hermanitos millones de metros cúbicos de arenas puelchenses de 2,5 millones de años que ellos necesitaban para sus sueños. Si descabezar un santuario hidrogeológico no es un crimen de lesa naturalidad, dígame el ilustrado presidente de la Fundación Metropolitana qué nombre le pondría. Por cierto este banquero conoce de inversiones, pero dudo que alguna vez haya oído hablar de los respetos que merece un santuario que dio de beber a Buenos Aires durante 150 años y es la única reserva de agua dulce que no tiene remplazo. Las tomas del estuario en Palermo y Bernal ya están en crisis que quema. La que toma AySA del río Luján, mejor no imaginar. Los 900.000 m3 diarios que le siguen en proyecto, menos aún.

Este es el más puro antecedente bien concreto de la estrategia de meter a todo el mundo en mieles de una declamada sustentabilidad criminal inconciente de Natura. De hecho, ninguno de los funcionarios que acompaña a este banquero en la fundación recordó una sola de las leyes que impedían mudar suelos rurales a urbanos, impidiendo en adición los bastardos” saneamientos”. Reiteraron en resoluciones administrativas lo que ya estaba dispuesto por ley, pero acordando en ellas todos los arbitiros ejecutivos imaginables.

En perspectiva de este pasado y consecuente presente, nadie con las propuestas y discursos de turno logrará salir del encierro en que los hubo el poderoso sistema adormecido.

Ni siquiera los propios afamados proyectistas de estos barrios, incluído un magister titular de cátedra en ética ambiental, que demoraron 20 años en darse cuenta de las barbaridades cometidas, intuyen hoy cómo salir del desastre que siguen proyectando en la región que ahora con la bancaria ilustración de Del Piero para fogonear el tema de las inversiones, a todos los habrán de salvar; aunque Natura se transforme en un infierno cuyas facturas ni del Piero, ni Fajre habrán de pagar. No preveo la misma suerte para Massa. Un Reuteman en Trafalgar.

“Síntesis puntuales de las demandas relevantes detectadas en el trabajo de campo de la Fundación Metropolitana, por temas específicos y grupos diferenciados”. Relevancias que para un banquero cuentan, aunque nada nos cuentan de las dinámicas del recurso natural.

Ni los pobladores, ni el turismo, ni el mercado inmobiliario, ni los ambientalistas y académicos, ni el sector productivo conforman las dinámicas de los recursos naturales: flujos de estos cursos de agua, de las aguas someras en planicies extremas y de los enlaces termodinámicos de salida al cuerpo de agua mayor.

Si con esta síntesis de las glotonerías humanas pretenden enfrentar los problemas de Natura en el Tigre, pues entonces compren boleto para vivir en la luna.

La inocencia o la inconciencia de Del Piero para esquivar el tema: recurso natural y sus dinámicas, bate récords. Menciono la posibilidad de la inocencia porque apuntar a una “transparencia hidráulica” es lo mismo que apuntar a la santidad de la AdA. El día que Del Piero despierte a la noticia de que en planicies de 4 mm por kilómetro no hay hidráulica que valga, me gustará enterarme dónde va a enterrar su cabeza. Es probable que la transparencia se verifique en su estupor cuando advierta la cantidad de sarcófagos supuestamente hidráulicos a los que ha ayudado a financiar para imaginar salvar regiones desventuradas.

Sigue la“Síntesis puntual de las demandas relevantes”:

Residentes permanentes de las Islas Déficit en los Servicios (saneamiento, energía, transporte, limpieza, comunicaciones, etc.) y Representatividad política

Identidad isleña escasamente reconocida por gobernantes, residentes ocasionales y turistas

_________________________________________

Sector turístico (oferta y demanda)

Calidad del paisaje

Servicios turísticos

Seguridad

_______________________________________________

Mercado inmobiliario(desarrolladores e inmobiliarias)

Prontitud en la tramitación de permisos de obras fue la única demanda que expresó el sector por fuera del marco participativo que propusimos.

Inferimos que convive de manera connivente con el status quo vigente

________________________________________________ 

Ambientalistas y académicos

Insularidad

Transparencia hidráulica

Contaminación

_____________________________________________ 

Sector productivo

Medidas activas de apoyo a la producción MIPYME

Diversificación.

Capacitación laboral

_______________________________________________ 

Municipio

Desarrollo sustentable

Gobernabilidad

_______________________________________________

Nadie va a tildar a Del Piero de falta de sentido común, pues este sentido le sobra, tanto como le falta el sentido que sólo es común a Natura.

Pedirle ayuda a Del Piero, a Freddy Garay y Cía, es lo mismo que pedirle al verdugo que con guantes de seda accione la guillotina.

Si a la transparencia hidráulica ya hemos apuntado una pauta del despiste que carga la propuesta; al principio de insularidad le cabe la ceguera de lo que ya a todos los vecinos del Delta aqueja: la pérdida de profundidad de sus cursos de agua, sin mentar el desastre hidrológico que cargan todos los tributarios del Oeste y la imposibilidad de las aguas del Luján para salir al estuario, siendo que casi todo su curso ha sido tomado por las aguas de los tributarios del Paraná.

Ni Del Piero, ni Garay, ni Fajre, ni Pintos, miraron jamás por estos temas; pero aún así Massa supone que ellos serán los salvadores del sistema en estado catatónico mediante un Plan de Manejo que mira por la gobernabilidad, la sustentabilidad del desarrollo, la prontitud en la tramitación de los permisos de obra, apoyando todo en el eje de la participación propuesta por ellos, que así ganando en transparencia son consagrados salvadores de la democracia. ¡Qué ingenuos! O qué ciegos, o qué farsantes, o qué diablos!

Prohibían la entrada a la payasesca audiencia pública del Poblado Isleño a los que no estuvieran anotados para su ingreso, aunque fueran actores en demandas judiciales concretas. Qué valor tenía esa audiencia en el proceso ambiental, si ya la obra estaba hecha. Y sin embargo mostraron su prepotencia que a qué dudar les será de alguna forma devuelta.

Sujetos a calificaciones intelectuales de promedio algo menor que estos ilustres intelectuales de reconocido prestigio, supongo que los concejales y los representantes de las ONGs que acompañan esta apertura democrática no ofrecerán resistencia a tan generosa propuesta que no dedica una sola línea a llamar con nombre y apellido a los crímenes hidrogeológicos ya consagrados en la planicie intermareal; que no baja a tierra para mirar por las ocupaciones de las áreas de expansión de anegamientos desde el Carabassa hasta el estuario y su correlato en embalsamientos; que no se hace cargo de esbozar la más mínima mirada al recurso natural y pone en cabeza de toda preocupación la sustentabilidad de los sueños mercaderes y su preocupación por las demoras en sus trámites.

Todavía estoy esperando que la municipalidad de Escobar o la firma Consultatio me conteste a las 11.000 palabras de observaciones presentadas el día anterior de la audiencia en la causa I 70751 en la SCJPBA, dado que no iba a resultar posible presentarlas en la audiencia porque a los señores organizadores se les había ocurrido prohibir presentaciones escritas en el acto de la audiencia.

Tendrá el banquero Del Piero experiencia en estos maltratos y macaneos para hacer valer los derechos mercaderes como demandas relevantes, siendo que ninguno de ellos ha completado en orden en una larga década, ni uno sólo de los procesos ambientales que caben a sus proyectos. Sin duda, clientes a este banquero no les habrán de faltar que acompañen estas demandas relevantes de tan prestigiosa fundación que nunca en su Vida estudió la dinámica de estos recursos naturales deltarios y de llanura intermareal; por lo tanto me habré de concentrar en este hipertexto, reiterando la inconciencia de las mismas.

Cuando Alfredo Garay estuvo al frente de la SSUyVPBA no fue capaz de ordenar sus propios criterios para frenar los avasallamientos de leyes en los proyectos en Pilar, Escobar y Tigre. Las cartas documento a él enviadas prueban su incapacidad medular para frenar este tipo de torpezas, ya fuera por interés ciego o por ignorancia personal. En su Vida estudió las dinámicas de estos cursos de agua y de estas planicies extremas, que hace tan sólo 500 años eran fondo del mismo estuario. Y ahora es un colega de la misma fundación que mucho menos que él conoce de estos temas, el que propone la participación de vecinos para zanjar los dilemas de las denuncias y demandas que ya se ventilan. Veremos cuánto dura el provecho de sus prestigios cuando en unas pocas causas judiciales tengan que dar la cara y presenten los argumentos de transparencia hidráulica y los principios de insularidad inútiles para destrabar estos enredos. Allí empezarán a pensar en el recurso natural y olvidarán por un momento sus antropocentrismos.

Recuerdo un par de cartas documento a la Jueza Arroyo Salgado y otra simple a la Jueza Valdi para entender a qué tonterías refiero. El principio de insularidad y la transparencia hidráulica prima en el discurso, pero nada aporta a los crímenes hidrogeológicos y a la ocupación de las areas de expansión de anegamientos, ni a las cotas de arranque de obra super deficitarias con que se han dado a vender seguridades, tras sumergirse de cabeza en el Puelches para robar sus arenas de 2,5 millones de años sin jamás poner el grito en el cielo. ¿En que planeta viven?

¿Cómo es que se dan a hablar de prospectivas sobre ordenar el sistema de colectivos deltarios y no hablar de estos crímenes? ¿A dónde están mirando? ¿Cómo es que no recuerdan el art 2º de la ley 6254 prohibiendo fracconamientos menores a una Ha; o el art 101 de los dec 1359 /78 y 1549/83, regl de la ley 8912 prohibiendo los tan famosos como criminales “saneamientos”? ¿cómo es que no refuerzan estos principios legislados?

¿Acaso creen que los procesos sedimentarios van tan rápido como las políticas mercaderes? ¿Cómo es que no empiezan por poner nombre y apellido a una docena de indicadores ambientales críticos que tengan que ver con el recurso natural y no con los recursos culturales? ¿Cómo es que A. Garay no fue capaz de recordar a los municipios la obligación de fundar las cotas de arranque de obra permannte que les marca como responsabilidad primaria el art 5 º de la ley 6254.

¿A qué darse a grandes proyectos si no conocen el abecedario legal que toca temas de hidrología urbana? ¿Acaso Garay escuchó alguna vez hablar de las recurrencias mínimas que caben a estas materias? ¿Cómo fue que permitió demarcaran una línea de ribera trucha en el proyecto de Sol de Matheu, si de mil formas se le había advertido de esa y de otras decenas de truchadas? ¿A dónde miraba este ilustre funcionario y gran urbanista?

Las Cartas Documento N° 74585822 6 y 74585821 2 - Del Viso, del 19/12/05 al Subsecretario de Urbanismo Arq. Alfredo Garay; Ref exp 2436-3970/04, se lo recordarán hoy y también mañana. Si no se es fiel a las pequeñas cosas (pavaditas de leyes de 50 años), cómo haría para creer proyecciones auspiciosas de tan ilustres funcionarios que empiezan y terminan con la sustentabilidad de los negocios haciéndoles mieles en la boca.

 

Veamos el trabajo de Silvia Fajre y Asoc.

¡Oh curiosidad! Este trabajo adolece de ausencia completa de criterios preventivos hidrogeológicos; esos que permitirían imaginar que esta ilustre urbanista tiene algún olfato para reconocer los crímenes hidrogeológicos más aberrantes que se han formalizado en el Puelches desde que DyOPSA empezó hace más de 30 años con las obranzas de estragos en los suelos del que luego sería bautizado Nordelta y de la mano de Costantini siguieron por los últimos 20 años. No tuvieron tiempo en esos 30 años para darse cuenta de estas bestialidades incomparables y hasta se animaron a presentarlas en Legislatura y aprobarlas fogoneando estos proyectos quien desde entonces ostenta la presidencia del FLACAM; allí mismo donde da sus clases magistrales el mismo que hoy sigue proponiendo estos sistemas de generar mesetas edificables, -aún así, super deficitarias en su cota-, sin el más mínimo pudor de los crímenes con que atropellan.

Me parece que llamar necedad a estos comportamientos es quedar sujeto a ser acusado de ocultamiento. Por eso, ni lento ni perezoso pongo el infierno de estos genios del urbanismo y de la ética ambiental al descubierto. Imagino que Rúben Pesci es un ídolo para Silvia Fajre. Pues entones que lo diga y así la incluímos en la lista de peritos que salga a defender estos entuertos.

 

Otra curiosidad notable son las 1600 palabras con que Sivia Fajre nos ilustra sobre los humedales para pasearnos por Ohio y California, el Nilo, el Eufrates y el Tigris, los mayas, los incas y los aztecas y terminar redondeando que “Si bien el régimen climático contribuye a definir la existencia y el perfil ecológico de estos ambientes, la dependencia de sus propiedades estructurales y funcionales con el régimen hidrológico hace que estos ecosistemas hayan sido considerados como azonales, o sea, su presencia no puede ser totalmente inferida por las condiciones climáticas generales circundantes (Mitch y Gosselink, 2007)”. Un corte y pegue sencillamente GENIAL.

Un fondo de estuario millonario en años y esta zona pasa a ser considerada azonal. Genial. Genial. Con esta experta en planes de manejo que vienen seguramente con el broche de oro de la sustentabilidad de los queridos mercaderes vale la pena seguir ilustrándonos con su sapiencia.

“En este sentido, históricamente los humedales han sido conceptualizados como una transición entre los sistemas acuáticos y terrestres no sólo en el espacio sino probablemente debido a una óptica de pensamiento clementsiano en la interpretación de sus procesos de cambio (Kandus 2000). ¿Por qué no le pidió a Patricia que le escribiera este magisterio.

¿Hablar de transición cuando hace tan sólo 400 frescos años navegaban por allí las carabelas! ¿Hablar de transición cuando desde hace 3000 años quedaron los cloruros y sulfatos de la última ingresión marina encerrados en sus mantos impermeables que determinan la notable calidad de estos humedales dadores, receptores y transportadores! Hablar de transición cuando Ana Inés Malvárez nos advierte:

Los bañados y planicies de inundación son reconocibles como mosaicos de ecosistemas altamente dinámicos, de bordes lábiles, donde la estabilidad y la diversidad se encuentran condicionadas primariamente por la hidrología y los flujos de materiales.

Se puede postular un clima húmedo como condición necesaria para la aparición y mantenimiento de un gran humedal. Los humedales originados por surgencia del agua freática en zonas de descarga son poco frecuentes en Sudamérica.

Así esta documentación del Instituto Nacional del Agua nos señala que estamos encima mismo de uno de esos lugares tan peculiares. ¡Eureka!

. .

Nada menos que un fresco fondo de estuario con una piel impermeable superior llamada Querandinense que a todos recuerda que este es un humedal de órdago aunque Mitch y Gosselink no hayan hablado de él.

Malvárez nos recuerda que “El tiempo de permanencia de un humedal típico parece estar en el orden de algunos cientos a varios miles de años; si las condiciones geológicas lo permiten, los humedales se formarán recurrentemente en la misma región a lo largo de decenas de millones de años, lo que es de gran importancia evolutiva.

Y Silvia Fajre copiando al voleo a Kandus, repito, nos recuerda: “no sólo en el espacio sino probablemente debido a una óptica de pensamiento clementsiano en la interpretación de sus procesos de cambio”. Muy clara síntesis para presentar a nuestros legisladores y pobladores que así se gozarán de sus guías para interpretar nuestros humedales del Tigre, Escobar y Pilar.

Refiriendo de las llanuras de inundación fluviales señalan que: “en los humedales aluviales o planicies de inundación se observan espacialmente grandes gradientes morfológicos y bióticos desde el canal principal hacia la zona lateral”.

Y agrega Malvárez: "las planicies inundables deben ser interpretadas globalmente (cuenca + más curso del río + planicie) en series largas de tiempo (siglos). En este contexto de espacio y tiempo constituyen sistemas muy estables, con características propias, o sea, únicas".

Esencialmente, las inundaciones, y en menor grado las sequías, son problemas eminentemente humanos, ya que la estructura de los ecosistemas inundables y la biota en sus diferentes niveles de integración se hallan ajustados mediante mecanismos de selección adaptativa que han operado en forma contínua durante períodos muy prolongados.

La inundación es la malla de procesos biológicos, sociales, económicos, políticos y culturales que parten del desborde “anormal” de las aguas sobre un territorio".

Frente a estos claros perfiles de Malvárez, Silvia Fajre por el contrario nos entrega su guiso gomoso de otros lares, como si ellos nos fueran a ayudar a entender estos precisos humedales de la región donde ella pretende fundar las guías de un manejo sustentable.

En cuanto a su expresión espacial puede tratarse de sistemas subregionales (Neiff y Malvárez, 2004) por estar incluidos dentro de una región climática terrestre; tal sería el caso de los mallines y turberas en Patagonia o las vegas en la región altoandina. Sin embargo, en otros casos se trata de sistemas transregionales dado que un mismo sistema puede transgredir los límites de las regiones climáticas adyacentes o fitogeográficas terrestres; en este caso sepueden incluir las planicies de inundación de muchos grandes ríos (e.g., Paraná, Mississippi).

1600 palabras como todo aporte al tema de los humedales y tiene tiempo para irse de paseo a la Patagonia. Genial Fajre. ¡Qué ilustrados van a quedar nuestros sedientos concejales embriagándose con semejante cosmovisión!

Para rematar sus sensibles aprecios nos acerca un breve capítulo de:

1.7.2. VALORES INADVERTIDOS

durante el último siglo, los humedales han sido considerados tierras improductivas y focos de generación de enfermedades. Esta perspectiva ha fundamentado su drenado, relleno y derivación de cursos de agua ganando tierras para usos terrestres (agropecuarios, forestales, zootécnicos o urbanos), o inundación para usos exclusivamente acuáticos (represas, acuicultura).

En consecuencia, la degradación y pérdida de ecosistemas acuáticos y de humedales, tiene lugar de manera más acelerada que la de los ecosistemas terrestres, ya que en ellos no se suelen usar esquemas de producción sustentable. ¡Bendita sustentabilidad! Y Bendito Plan de Manejo de manejadores!

El banquero Del Piero tiene la posta de cómo vender planes de manejo.

Vuelvo a repetir a Malvárez: “El tiempo de permanencia de un humedal típico parece estar en el orden de algunos cientos a varios miles de años; si las condiciones geológicas lo permiten, los humedales se formarán recurrentemente en la misma región a lo largo de decenas de millones de años, lo que es de gran importancia evolutiva.

Por supuesto Silvia Fajre no acerca ni una palabra de la dinámica que mueve las aguas someras y los cursos en estas planicies extremas. Suponemos que pensará como todos los ingenieros hidráulicos que le propusieron a Del Piero la “transparencia hidráulica”, que haga meditación trascendental sobre la manzana de Newton. Le recomiendo que no se la coma porque le provocará una indigestión que en el caso de los devotos de esta manzana ya llevan un par de siglos descompuestos sin acertar solución del problema flujos.

En el capítulo 1.3.2 el río y sus sedimentos copia los criterios de sedimentólogos que todavía creen en los fenómenos de la ola oblicua e ignoran todo sobre flujos convectivos y deriva litoral, que no es a esta ola a quien responde esta deriva.

Ignora Fajre todos los cambios sedimentarios generados en el frente deltario central. Resulta primario y casi gracioso por no decir infantil su comentario:”…evidencia la disminución de la energía de la corriente a medida que el agua avanza”. Exactamente lo contrario prueban los flujos en el sector encerrado entre el Emilio Mitre y la Costa urbana, entre el Delta y el Dock Sud que apenas superan los 0,3 nudos/h; y en Punta Piedras el corredor Alflora se lleva puestos todos los flujos bonaerenses a una velocidad de 2,4 nudos/h. Ver precisos comentarios subidos este día 20 a la Nación por http://www.alestuariodelplata.com.ar/frentehalino6.html

La deposición en el frente halino de moléculas floculadas cuyas transferencias ella nos acerca repitiendo versos ajenos, tampoco reconoce el escalón sumergido que se mantiene limpito en ese frente cargado de una dinámica que nuestros físicos en dinámica costera y sedimentólogos parecen nunca haber advertido.

Así como tampoco el cómo y el por qué se produce la descarga que alimenta los bancos Inglés y de Arquímides. Las extrapolaciones mecanicistas en materia sedimentaria y de flujos dejan a cualquiera paralizado del peso de las prisiones analógicas que arrastra la famosa ola oblicua.

La expresión: “los canales del lecho del río son formas de erosión” . Si eso es así, cómo explica el bruto escalón transversal a los imaginados flujos en el frente halino donde ella acredita deposición sedimentaria por moléculas floculadas de mayor tamaño y peso. Sin la menor duda. Silvia Fajre no es culpable de no haber escuchado en su Vida hablar de termodinámica de sistemas naturales abiertos.

Sigue un oportuno comentario:

Dentro de las formas sumergidas, además de los bancos y canales, generados por el avance del delta y la dinámica actual, se encuentran aquellas relacionadas con afloramientos de sedimentos de más de 2 millones de años y de rocas de más de 600 millones de años de edad.

Estimada Silvia Fajre, la dinámica actual es la de Costantini, O’Reilly, Schwartz, Urruti, EIRSA, y demás conocidos del banquero Del Piero que sacan a relucir millones de metros cúbicos de arenas puelchenses de 2,5 millones de años de antigüedad despues de haber despanzurrado al acuicludo Querandinense y al acuífero Pampeano que protegía al Puelche que seguía conservando agua dulce en su santuario y a los que Ud no ha dedicado en su plan de manejo una sola línea, a pesar que estos estragos vienen repitiéndose desde hace más de 30 años. Tiempo algo más que suficiente para reconciliarnos con Natura. Las piedritas de la costa uruguaya también afloran en la ribera izquierda del Barca Grande con sus 16 m de altura y los 25 de Martín García, ambos del precámbrico.

Las alturas de ingresión que Ud señala alcanzando la cota de los 6 m también se reconocen en las arcillas hidromórficas verdosas en los 7 m en Carabassa y en los fondos de Maquinista Savio. Estas mismas son las que el super consultor Inglese hizo desaparecer de la grabación de la audiencia pública de Pilará por vergüenza de sus comentarios expresados después de haber pedido permiso para hacer su aporte de experto ya finalizada la audiencia, lo que le costó un papelón que fue borrado de la grabación, pero que todos los presentes recuerdan.

Los comentarios que Ud reproduce del bondadoso y fiel Cavallotto a quien mucho aprecio, difieren de mis aprecios cuando él infiere que la presencia de Erodona macroides en la composición de los cordones revela que durante la sedimentación de los mismos, las aguas fueron cálidas, lo cual indica que su temperatura estaba por encima de los valores actuales.

Lo que nunca al parecer advirtió Cavallotto, es que en todo corredor litoral de salida tributaria delimitado por el cordón litoral de borde cuspidado -que siguen los mecanicistas acreditando a una ola oblicua y no a capa límite térmica-, se produce en los tiempos de su agotamiento de servicio una disminución de los flujos en esa cavidad apenas sumergida, siendo allí donde se generan las temperaturas apropiadas a las erodona macroides. Ello no significa que hubiera mayor temperatura en la región por aquellos tiempos, sino sólo en el espacio del antiguo corredor de salida, cuya funcionalidad iba quedando limitada al respaldar de las riberas para que las escurrentías de tierra firma no fueran directas al estuario y generaran erosión en las riberas por cambio de los flujos convectivos internos, en convectivos externos que roban las arenas.

Esos viejos cordones aún eran útiles y siguen siendo útiles a proteger la erosión de las playas en todos los lugares donde el hombre tan preocupado en la sustentabilidad de sus negocios quiere ampliar la parte trasera de la playa pasando una preciosa motoniveladora, que así elimina los restos del viejo cordón donde Cavallotto descubría las erodona macroides y así la playa comienza su partida.

En esos viejos cordones jugábamos cuando éramos pequeños porque el agua estaba siempre bien calentita. Si quiere ver estos temas entre por http://www.alestuariodelplata.com.ar/playas.html y 6 siguientes. Verá hasta dónde llegan las vivezas de los O’Reilly apañadas por su amigo Scioli en la demanda de inconstitucionalidad planteada en la causa I 71413/11 en la SCJPBA

La ceguera de estos procesos es común a todos los mecanicistas y sus discípulos en ciencias como la física en dinámica costera y sedimentología.

Como verá Estimada Señora este plan de manejo se parece bastante a un rejunte de recortes de ilustres profesionales que ni siquiera han dado con la tecla de cómo alcanzar un manejo sustentable de una simple playa. Y Ud pretende con sus acotados conocimientos, con las 1600 palabras que Ud nos regala sobre los humedales donde los buitres tienen su reino, ilustrar a un grupo de concejales para que laven los errores de 30 años de espantosos manejos en la llanura intermareal y en el delta del Paraná, territorios infinitamente más complejos.

Le sugiero que no firme garantías de éxito y que participe como perito de los innumerables juicios de daño y remediación que lloverán sobre estos predios. Allí tendrá oportunidad de cobrar jugosos honorarios si reconoce alguna mayor profundidad a estas materias.

Verá que hablar de cultura y otras yerbas no parece sincero a menos que se quiera seguir alimentando el discurso de la sustentabilidad que tanto place a Del Piero.

La democracia participativa es maravillosa, tanto como lo es la comunicación horizontal perforando las pirámides burocráticas. Así aprendemos a ser sustentables en sinceramientos. Sinceramientos que también a la cultura reclama.

Al respecto, tal vez la Señora logre desasnar a mi burro en estas materias de la sinceridad y la cultura, ¿cómo lograron 3 jefes de la ciudad sucesivos ocultar durante 6 años? (aún siguen ocultos a pesar de la transparencia hidráulica que proclama Del Piero para el Tigre), ¿cómo lograron ocultar?, repito, los mapas de riesgo de inundación de cada manzana de la ciudad de Bs. As. que un grupo de consultoras lideradas por la británica Halcrow hubo realizado con el soporte financiero del Banco Mundial. ¿Cómo no se enteró el Banco Mundial de este ocultamiento de documento público ultra calificado; cómo no se enteró la SIGEN, la AGN, la Ofic. Anticorrupción; la Secretaría de Cultura de la Ciudad a cuyo mando estaba una eminente urbanista; y a cambio se enteró mi burro para quedar perplejo y algo más que desencantado? ¿Habrá forma de responder a esta simple pregunta del burro del hortelano, con cultura sincera que no reclame bajar a Platero de mis hombros desvencijados?

El asiento de la cultura de este Plan de Manejo necesita al menos 3 patas para sostenerse: 1º).-respetos hidrogeológicos elementales, que no digan como el OPDS que los estanques están cavados a 12 m de promedio, sin aceptar que si 12 fuera el promedio están indicando que llegaron a los 24 m, dragando arenas millonarias en el mismísimo corazón del Puelches. 2º).- respetos hidrológicos que: a) mirando a Natura respeten los anchos de los cursos de agua, las costas blandas y los meandros donde se cargan las baterías convectivas que mueven las aguas. b) mirando a los mortales diferencien hidrología urbana de la rural y apliquen entonces las recurrencias mínimas de 100 a 500 años que corresponden cuando consuman matemáticas. c) respetando los breves cuerpos legales que sostienen criterios hidrológicos: art 2º, ley 6254; art 101, dec 1359/78 y 1549/83, regl ley 8912 y art 5º, ley 6254.

La cuarta pata de esta silla que aspira a sentar en ella a una ilustre representante de nuestra cultura, la elimino de raíz porque las consideraciones hidráulicas basadas en extrapolaciones matemáticas digiriendo la manzana de Newton en planicies de tan sólo 4 mm por kilómetro, la van a indigestar y así, mejor olvidarlas para dar paso a mucho mayor sinceridad.

Resultaría abusivo seguir recorriendo items de entretenimiento cultural que adornan este inflado plan de manejo que en sus materias más elementales son de pobreza que mete frío. Todo lo que sigue son golosinas de la fiesta de la cultura de la sustentabilidad de los negocios, acompañando la claque de consultores que llevan su canto de sirena adonde le pidan servicios.

Antes de hablar de urbanismos y de metrópolis y de colectivos y de puentes y de plantas de captura de aguas de AySA para envenenar a 10 millones de personas, -tan especiales que en dos meses no hemos logrado nos digan el lugar preciso de dónde sacarán los 80.000 m3 diarios del Luján-, y de mimos engañosos a los isleños que nadie protege sino Enrique Ferreccio Altube, -(pregunten a Garay o a Del Piero a ver si ellos quisieran imitar a este valiente veterinario devenido abogado a los 60 años)-;

antes de hablar de esos sueños de negocios brillantes en los más frágiles suelos con cotas de arranque de obra mentirosos y sin el obligado soporte municipal y sin un sólo proyecto que en los 10 últimos años haya cumplimentado el debido Proceso Ambiental -tampoco este Plan de manejo-; antes de ello sugiero mirar por la dinámica de los recursos naturales como si el hombre no existiera. No veo otra forma de ser sincero.

Recuerden que para comenzar a ser sinceros tienen los municipios que acostumbrarse a anteponer, por delante de toda intención de elaborar los Estudios de Impacto Ambiental, los Indicadores Ambientales Críticos IAC, para que estos estudios no sean un canto de sirena como lo es este trabajo de Fajre y a qué decir, el de Del Piero. Recuerden para encontrar la senda de ese sinceramiento la ley especial que les solicita para cada proyecto el art 12º de la ley 25675

Reitero lo básico, el tema hidrogeológico es entre todos los aquí apuntados, ya no el más importante, sino, el más criminal. Y nadie ha dicho una sola palabra al respecto. Luego sigue el hidrológico que tiene varios matices. El primero es: mirando a Natura, respetar los anchos de los cursos de agua, las costas blandas y los meandros donde se cargan las baterías convectivas que mueven las aguas -ver http://www.delriolujan.com.ar/convec2.html .

Luego siguen los de responsabilidad primaria municipal fundando la cota de arranque de obra permanente (art 5º, ley 6254) con criterios de hidrología rural o urbana según corresponda. Desde luego no deberán olvidar las limitaciones que expresa el art 101º de los dec 1359/78 y 1549/83, regl de la ley 8912 prohibiendo saneamientos y el art 2º de la ley 6254 prohibiendo fraccionamientos menores a una (1) Ha.

Con estos soportes de sinceridad y legales aseguran que los IAC referidos a hidrología quedan cubiertos de toda tropelía. Por debajo de estos mínimos presupuestos ambientales ya están Uds rifando la sinceridad y da lo mismo que el Plan de manejo se los apruebe el pontífice de Roma; que por cierto ninguna noticia tiene de esta legislación, como tampoco la tienen Del Piero ni Fajre. Ante el deseo de buscar artilugios miren el art 16 del C.C.

Los crímenes hidrogeológicos y los descalabros hidrológicos ya consumados en el municipio de Tigre van por otro lado y no serán licuados por ningún plan de manejo. Ya tienen ganada experiencia en errores como para recordar el Art.902 del C.C.- Cuanto mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor será la obligación que resulte de las consecuencias posibles de los hechos.

Francisco Javier de Amorrortu, 20 de Abril del 2011

Correlatos críticos a este plan de manejo

Sobre el propio soporte del discuso verde se viene generando una formidable especulación inmobiliaria que cristaliza sus sueños en crímenes hidrogeológicos, desastres hidrológicos, usos indebidos y ocupación ilegal del suelo. Todo esto en las más frágiles y vulnerables planicies de inundación de la inmensa cuenca del Paraná, tanto en terreno continental de la llamada planicie intermareal o poligenética, como en las islas deltarias; en ambos casos, antiguo fondo estuarial retirado de sus funciones hace menos de 400 años y con un depósito sedimentario que no supera los 80 cm en ese período.

Ya no se trata de mirar por los humedales millonarios en años, a los que hacen desaparecer del mapa en cuestión de semanas, sino de advertir la parálisis de las dinámicas de todos los tributarios del Oeste donde se congregan 5 millones de personas, y de poner el grito en el cielo porlos crímenes hidrogeológicos en el santuario Puelches despues de haber arrasado con el salobre Querandinense cuyos sulfatos y cloruros multiplican diez y hasta 20 veces los niveles salinos del agua y de haber eliminado de cuajo el acuífero Pampeano que cubría al Puelches,

Este sacrificio en el vientre más sagrado de Natura no es dable concebir inconciente en el siglo XXI. Y de hecho, los más afamados proyectistas que presumen magisterio en temas del ambiente y titulares de cátedra de ética ambiental, se cuentan entre los más irresponsables. Tan alto cinismo habla de la inmersión radical en el discurso verde que hoy asiste con cantos de sirena a los más atropellados mercaderes.

Las cabinas de peaje en la AdA y en el OPDS funcionan a pleno; y hasta levantan las barreras para dejar pasar a cualquiera de ellos que esté en aprietos. Ni uno sólo de estos barrios y proyectos logró jamás completar el debido Proceso Ambiental de sus trámites. Uno sólo formalizó en el momento correcto la convocatoria a audiencia pública, pero luego se olvidó del trámite y jamás contestó a las observaciones que se le habían hecho y correspondían al marco dispuesto en el art 18 de la ley 11723 señalando la obligación de dar respuestas dentro de los 30 días siguientes a la audiencia. Han pasado 10 meses y seguimos esperando.

Todos las demás obranzas arrancaron sus obras sin la más mínima intención de respetar estos acuerdos elementales de participación para transparentar esos discursos que concluyen en grandes reuniones en hoteles 5 estrellas; que para no faltar al discurso verde eligen aquel Four Seasons que les recuerde seguir burlándose de la inocencia de la gente que les sigue el juego instalado en las más altas esferas de la cultura.

Tal el caso del proyecto de Plan de Manejo para el Delta propuesto para su aprobación en el Concejo Deliberante del Tigre y estructurado por una ex secretaria de cultura de la ciudad de Bs As de gran prestigio, que maneja con uñas bien esmaltadas todos los matices del entretenimiento al culto verde, estático por donde se lo mire. Porque no sólo no dedica una sola línea a las dinámicas de los recursos naturales probando que ella es ducha en recursos culturales, sino que hasta aprovecha el ocultamiento de los mundos hidrogeológicos, para ignorarlos por completo.

El mamarracho propuesto se ve prologado por un banquero al frente de una Fundación Metropolitana que proyecta metrópolis por todos lados y sigue con olfato bien desarrollado las tendencias ya instaladas en el mercado. Su roll es hacer conferencias con prestigiosos funcionarios que en tanto ocuparon cargos públicos jamás probaron ni sinceridad, ni mano firme para cuidar las espaldas del Sr Ambiente. Antecedentes de las denuncias a estos comportamientos las tenemos del color y cantidad que la Sra Jueza solicite.

Todas las propuestas están apoyadas en el eje urbano, puesto que en otro lado no hay mercados. Bien fácil de entender, estas políticas sólo necesitan vestirse de señoritas verdes. Tan verdes que todas las críticas usan sus vocabularios y nadie aparece listo a clavarles la espada filosa de las leyes. Que en materia de contenidos hidrológicos, las hay breves, maduras y bien filosas.

Pero para control oficial de estas materias está la AdA, la más desestructurada institución provincial que quedara desvencijada después que el padre intelectual del plan maestro y del código de aguas y del ORAB y de esta misma AdA, sembrada de calamidades funcionales en todas las esferas administrativas que trataban de las aguas, decidiera acapararlas, para finalmente dejarlas al garete sembradas de vicios que hoy lucen en indecentes certificados “precarios y revocables”. Eso es todo lo que quedó del imperio de los sueños del buen H.P.Amicarelli a quien por más de 10 años estuve persiguiendo para aprender de sus desastres.

Hasta su misma ciencia hidráulica hoy está con las orejas azoradas escuchando las cosas que se dicen de ella por presumir durante siglo y medio que sus criterios fueran funcionales a planicies extremas donde cualquier hidráulica, en condiciones normales, se acaba.

Sus sueños de emperador le hicieron cometer deslices de criterio propios de un cerebro atascado en mil delirios ciegos con su bendita herramienta hidráulica a la que nunca se le ocurrió mirar en la sinceridad crítica de pendientes pampeanas que lucen soberanas en ausencia de energía gravitacional.

Llenó de sarcófagos supuestamente “hidráulicos” la provincia para hoy tener atascados todos los criterios “hidráulicos” en el caos del sistema hídrico de planicies extremas provinciales comprometido con los espacios urbanos donde las canalizaciones y tablestacados han acabado con la dinámica de las aguas que así mueren repartiendo muerte.

Tan estancadas cosmovisiones hidráulicas que las audiencias en la S. Corte de Nación tienen a los ojos y oídos ministeriales desorbitados ante las desidias de orden instaladas en la supuesta gestión de un super comité de cuencas que es el resultado de estos encierros proyectados y obrados con el color verde subido al marketing que nadie dudaba venía asegurando todo.

Ahora ya vemos que frente a los crímenes hidrogeológicos responde el silencio ontológico, pues es adentro de ellos donde está instalado el asombro de la bestialidad obrada. No tengo ningúna posibilidad de exagerar, pues no hay vocablos que patenticen la descomunal gravedad de esos crímenes de lesa naturalidad.

Si algo faltaba a esta megaorganización nucleada alrededor de los negocios como eje de toda sustentabilidad era la proliferación de resoluciones de delegaciones administrativas en el OPDS, con arbitrios que las leyes nunca habían delegado. Y si había alguna duda sobre la intención de hacer funcional a estos negocios su intervención y su firma, basta recordar cómo fue sacada la Dra Ana Corbi y el propio Nicolás, hermano del Gobernador del área directiva, para poner en su lugar al más incompetente funcionario que en estos temas a nadie se le ocurriría llamar a administrar.

Así es que habiendo pasado dos años de tales cambios, aún no han logrado completar un sólo proceso ambiental en estos territorios de buitres desaforados para crear paisajes de ensueño que no tienen más vida asegurada que la de un cuadro, pues la dinámica de los recursos naturales se la han fagocitado. Hoy todo es, en el mejor de los casos, azul de metileno y photoshop.

El contradiscurso que se oponga a esta lustrada onda verde de pacotilla no tiene más remedio que pasar por despiadado con ellos. Pero no será el discurso lo que acabe con estos juegos, sino la comunicación seria, perseverante, extendida y el accionar en Justicia con criterios cada vez más afilados que les obligue a conocer viento de proa en las velas cuadras de sus carabelas, que bien quietas se quedan cuando el viento no las lleva. Tratarán de poner remeros bajo cubierta para remar de noche y esperar que la brisa cambie y les vuelva favorecida; que ellos ya saben cómo dar y recibir favores.

Por ello, la tarea de sacar a la luz del día estos favores empieza por mostrar la sutileza con que los discursos verdes van pegados a sus favores. Así toda respuesta tiene que venir de la mano del conocimiento de las dinámicas que alimentan a estos recursos en planicies extremas y del puntapié aplicado a demandar por los crímenes hidrogeológicos multiplicados y asimismo negados en el plan de manejo que los ignora por completo, a pesar de la ilustración que quiere probar ostenta su cocinera.

Tanto ese conocimiento que también implica un fenomenal puntapié para los infinitos errores en decisiones hidráulicas, como las demandas por crímenes de lesa naturalidad, son la herramienta para comenzar a filtrar estas crueldades hasta hoy veladas, y bien más allá de los inútiles lamentos de las ONGs, llenas de infiltrados. Que nunca pasan por renegados porque el discurso verde ya se lo han apropiado y reina en todos lados.

Su cultura ocupa los más altos cargos y verlos denunciados es poco frecuente si no se cuenta con antecedentes de su gestión. que es allí donde se prueba para quién trabajaron: si para el pleno ambiente o para el medio ambiente organizado alrededor del desarrollo sustentable.

Que con los resultados que observamos en los promedios, la sustentabilidad prometida al medio, no es remedio para nada de lo que denunciamos.

Un ejemplo de este y tantos otros juegos de palabras lo regala el EIA de Ciudad del Lago de Consultatio donde Jarsún y Bordelois a cargo de la DIA señalan que la profundidad promedio de las lagunas oscila en los 12 m.

Tuve que aclararle a Bordelois que el propio responsable de las lagunas de Nordelta advierte la necesidad de ir mucho más hondo en busca de la madurez de las aguas de un sistema que así conocen un intercambio termodinámico que dinamiza el inevitable estancamiento de las lagunas.

El caso es que ese entendimiento primario y acomodado a su pereza e impericia de criterios ecosistémicos, legales y administrativos para el churrete en ambos funcionarios (ver declaraciones de Bordelois en el acta labrada por la Jueza Baldi antes de su renuncia por la carta doc que le enviara), oculta que ese promedio señala que los extremos deben alcanzar los 24 m. Y eso es lo que precisamente ocurre y ellos no citan, para no declarar abiertamente que se han metido de cabeza en el corazón del Puelches y así son ellos tan responsables de esos crímenes como los demás.

De todas maneras esa patraña de criminal irresponsabilidad ya está sobre la mesa judicial y veremos con qué la tapan. Cualquier esfuerzo que hagan en ese sentido será la fuerza que tomaremos y devolveremos para atarlos como bien responsables de ese infierno. Ya veremos si las cabinas de peaje siguen funcionando como hasta ahora lo hicieron; y si siguen dispuestas a todo servicio.

Presionamos en los respetos al debido proceso ambiental, en las breves y pocas leyes que con correlatos de hidrología ninguna delegación de arbitrios regala a estos super ignorantes desalmados que están esperando un juez se los diga.

Todos sabemos que es cuestión de tiempo; pues el conocimiento de estas felonías ya está instalado.

Desarmar estos discursos reclama, repito, multiplicar esfuerzos en comunicación y demanda judicial. A esos ejercicios venimos aplicando nuestro tiempo desde hace 14 años y nadie nos ha, ya no convencido, sino siquiera soplado al oído que estuviéramos errando al destino y a respuestas que ellos mismos vienen obligando a contraponer por caradurismo desalmado.

Tal el exhibido por Tomás O’Reilly, letrado representante de su familia en EIDICO, capaz de decir muy suelto de cuerpo en un tribunal judicial: que las tierras de la planicie del Luján en Zelaya con una pendiente longitudinal de tan sólo 7,5 mm por Km en los últimos 14 Kms antes de cruzar el Luján el puente de la autopista 9. eran “absolutamente quebradas y de fácil escurrimiento”.

Este mismo emprendimiento reconoce desobediencia de Indicadores Ambientales Críticos fundados por la municipalidad en la Res 086/09 fijando la cota de arranque de obra permanente en un mínimo de 8,50 m, para ellos decidir fundarlo en la de 4,50 m IGM.

Por supuesto su proceso ambiental no lograría aparecer más renegado. Y sus 1100 Has y más de 4000 lotes no hablan de minucias; pero si de violaciones legales descomunales en un territorio que por art 2º de la ley 6254 no estaba dispuesto a ver subdivisiones por debajo de una Ha; conservando así esos suelos de extrema fragilidad, su condición rural. Ver esa fragilidad en http://www.delriolujan.com.ar/sebastian24.html y sig; y en estas mismas obranzas los crímenes hidrogeológicos consagrados y bien a la vista en ella, por http://www.delriolujan.com.ar/sebastian17.html y sig

La fragilidad de estos suelos que hoy llamamos humedales y ayer fondo de estuario, reconocen tras el delgado espesor de la napa freática, la presencia del impermeable acuicludo Querandinense, que amén de mostrarlos siempre saturados, los reconoce sumamente anegables, reconociendo cotas de crecidas máximas de hasta 5,24 m IGM; esto es: 3,5 m por encima del promedio de cota de la parcela natural que no supera el 1,4 m IGM debido a que tan sólo 400 años atrás por aquí navegaban carabelas y el löss fluvial y eólico sedimentado lo hizo a un régimen de aprox 1 m cada 500 años.

Vuelvo a repetir: a la fragilidad natural de estos suelos se le han sumado los nunca imaginables estragos hidrogeológicos cargando irresponsabilidades criminales por los dragados entregados a robar suelos de 2,5 millones de años que nada tienen que ver con temporales provechos aluvionales, y así generar rellenos sin conciencia alguna de los irreparables daños que causan en áreas cada vez más sometidas a presiones urbanas de todo tipo y a los tributos de aguas repodridas que les acerca el Tigre, el Reconquista, el Aliviador y el Luján.

A esas fragilidades diarias para asi los acuíferos cargar en directo, sin filtro alguno todas las miserias que boyan en el área, se suman las inundaciones recurrentes, tanto por desbordes de los ríos y arroyos que las atraviesan, como por el efecto de las "sudestadas" del Río de la Plata, que frenan el natural escurrimiento de las aguas, llegando a reconocer crecidas de hasta 5,24 m. en la recurrencia de los 200 años,

 

La historia de estas salvajadas es relativamente reciente y es dable relacionarla al decreto 1980/77 firmado en media carilla por un contralmirante a cargo del área de Turismo, dejando liberadas las playas y riberas de 4 municipios para dar lugar al festival de violaciones de líneas de ribera del que nunca antes se había tenido la menor noticia.

Primero fueron los clubes y guarderías y luego los desarrolladores de barrios cerrados los que sumaron sus iniciaticas de conquista sin la más mínima consideración hidrogeológica, ni hidrológica, ni rural, ni urbana. Ese festival generó una euforia que al parecer cegó a todas las autoridades que ya nunca más se detuvieron a mirar los breves cuerpos legales de 50 y de 27 años que siempre nos alcanzaron criterios de hidrología urbana que bien ponian límites a los cambios de destino parcelario; a los fraccionamientos por debajo de una Ha; a las precisiones respecto de las cotas de arranque de obra permanente a cargo de los municipios y a los bastardos saneamientos que terminaron en aberrantes crímenes hidrogeológicos. Ver Art 2ºy art 5º de la ley 6254 y art 101 de los dec 1359/78 y 1549/83.

Desde hace 50 y 33 años ningún proyecto de conformación de núcleos urbanos está permitido desarrollar en estos suelos por debajo de los 3,75 m, super inundables

Los conceptos hidráulicos han quedado virtualmente congelados en su pretendida virtuosa modelación, pues estas planicies tienen tan nulas pendientes que aquí la manzana de Newton sólo es ficción.

Si bien el dec 1727/02 habla de las responsabilidades provinciales para controlar proyectos y obras hidráulicas, las responsabilidades para fundar la cora de arranque de obra permanente nunca fue sacada de la órbita de responsabilidad primaria municipal. Para determinar está cota es necesario acopiar criterios hidrológicos que siempre aparecen confundidos con los hidráulicos; cuando de hecho esto es lo mismo que confundir juez con verdugo.

En adición, al no haber pendiente , la expresión hidráulica no tiene sentido, pues en condiciones normales los flujos no son laminares, sino convectivos.

Las dinámicas de estos sistemas convectivos internos naturales positivos se asisten desde la energía solar capturada en las costas blandas y los meandros. Allí están sus baterías. Por ello todas las obras supuestamente hidráulicas que con toda inocencia durante décadas se multiplicaron, terminaron conformando la parálisis de las dinámicas de nuestros cursos de agua que ahora nadie sabe cómo remediar.

Entre los crímenes hidrogeológicos y los horrores de obras supuestamente hidráulicas destruyendo los sistemas naturales de baterías convectivas, no sólo hemos envenenado los santuarios hidrogeológicos más preciados, sino que hemos destruído los flujos de los tributarios del Oeste, los más comprometidos con las presiones urbanas.

Este descalabro monumental en las dinámicas de los recursos naturales, no sólo habla de una ignorancia incomparable, sino que carga la presión de los negocios más preciados que jamás se harían cargo de tan sólo mirar por la gestión ambiental, que ya no se trata de sustentar, sino de empezar a mirar cómo resucitar, pues está todo el sistema natural MUERTO.

No hay más sistema natural. Ha desaparecido por completo. Y en su lugar sólo tenemos negocios. Pero estos no coexisten ni remplazan a los ecosistemas naturales desaparecidos. Quienes dicen o iumaginan que coexisten son los mismos que han violado esas breves y precisas legislaciones.

Tan claro es esto que este actor expresa, como que nunca en ninguno de estos lares se ha llevado a cabo un solo miserable proceso ambiental en orden. Ni audiencia pública en el tiempo que corresponde; ni respuesta en el término de 30 días como manda el art 18, ley 11723 a las observaciones efectuadas en la audiencia.

Las pocas declaratorias de Impacto ambiental que entrega el OPDS son tan bastardas como que parecen propias de una oficina de peajes. A estas miserias, reitero una vez más para que Fajre las incluya en su recetario, se suman los nulos respetos a las prohibiciones de fraccionamiemto y por ende al cambio destino rural a urbano; a los nulos respetos a las prohibiciones a los bastardos saneamientos; a las no determinaciones de cotas de arranque de obra permanente por parte del municipio que pongan a las viviendas a salvo de toda inundación como lo manda el art 5º de la ley 6254

Este es el panorama de atropellos magistrales que tiene que explicar el Sr Massa cómo ha administrado. Y esto no se resuelve con un licuado de entretenimientos redactados por una secretaria de cultura y un banquero a cargo de una fundación de urbanistas, que entre unos y otros le ponen el moño a las propuestas mercaderes.

Esta crítica a estos manejos y a estos planes y a estos atropellos que ya son historia por el nivel criminal que han alcanzado a las fragilidades que fueron sumando y multiplicando, nos conduce ahora a las alarmas en las Vidas íntimas de las personas trasmitiendo en cuchicheos unos a otros las noticias de los enfermos de cáncer que florecen en estas urbanizaciones por causas que sospechan se deben a las napas super polucionadas y por ende a las famosas lagunas que ya no saben con cuántas toneladas de azul de metileno y photoshop su marketing sustentar.

La paranoia ya está instalada. Pero ese será problema de cada uno que mordió el anzuelo de estos paraísos singulares que se comieron crudos todos los principios de cuidado, el más elemental al recurso natural.

El discurso de la sustentabilidad vino atado a la cultura de estos mercaderes y ya no es posible separarlo uno del otro.

Por eso el primer recurso es discernir qué valor aportan a los cuidados de las aguas y el suelo de estas planicies extremas, estas leyes que acabamos de mencionar. Y hacerlas a rajatablas respetar será nuestra tarea para comenzar a organizar la sinceridad de toda esta madeja de embrollos culturales que tiene el sello de las bellezas, ciegas a la realidad de las dinámicas del recurso natural que son bien anteriores a la nuestra.

Esa primacía del pleno ambiente, -ya no hablamos del medio ambiente porque a este lo hemos subvaluado-, está consagrada en la clara primacía que tiene el ambiente como actor, el único que no reconoce obligaciones y sólo ostenta derechos.

Así como durante dos décadas nos han vendido el discurso de la sustentabilidad con las consecuencias que ahora tenemos que averiguar cómo reparar, lucharemos por imponer el discurso del ambiente pleno y el de la primacía de este actor por encima de todos los antropocentrismos y sus respectivas modas, que ya sabemos adonde van; siempre a alimentar mercados. Y hasta que no logremos que esta vaga, torpe y mentirosa Secretaría de medio ambiente y desarrollo sustentable cambie su nombre por el del pleno ambiente y el desarrollo responsable, no pararemos de luchar .

Francisco Javier de Amorrortu, 22 de Abril del 2011

Aprecios de un amigo

Estimado Francisco,
 
Leyendo este último texto crítico respecto al plan de manejo no puedo dejar de reconocer en él una enorme afinidad de pensamiento, que con muy pocos he hallado, acerca de la relación del hombre y la Tierra. Con esto del "antropocentrismo" y la falacia del "desarrollo sustentable" no pude dejar de recordar la audiencia de Ciudad del Lago, en donde ese discurso "verde" demostró su amplia adhesión social. Como bien insinuás, todo el glosario del ambientalismo ("recurso", "medio ambiente", "servicios ambientales del ecosistema", etc.) indica que, seguramente sin plena conciencia de ello, el ambientalismo funciona como una instancia de validación de este modo de habitar del Hombre-en-la-Tierra que sólo puede conducir al desastre, como ya es harto evidente. Como una suerte de acto de contrición que expía pesares y culpas, para poder llevar de nuevo el reloj a cero y arrancar otra vez. Como los que salen a hacer footing para poder luego darse un atracón sin sentirse tan culpables.

Desgraciadamente, Natura, Gaia, nuestra casa, no es sujeto de derecho. El único sujeto de derecho es el ser humano. Hace algunos meses les tiré esta misma inquietud a los miembros de la Comisión de Medio Ambiente de ... con quienes colaboro en algunos temas: ¿No puede sustentarse un nuevo tipo de derecho en el que la Naturaleza misma sea un sujeto de Derecho, más comprehensivo que el Hombre pero al mismo tiempo que lo incluya? Te imaginarás la cara con la que me miraron. Como simple biólogo sé que Platero encierra más sabiduría en seguir su naturaleza que nosotros en aferrarnos a nuestros prejuicios.

Desgraciadamente, Francisco, casi toda la gente piensa que la Tierra está puesta al servicio del ser humano. Es el mandato de nuestra civilización, que explícitamente figura en el Génesis, aunque ya casi nadie lo lea ni sepa diferenciarlo de una banda de rock inglesa. Además, es el mandato de la propia naturaleza, según la visión prevalente de la ecología, que sigue siendo Malthusiana. La paradoja del ecologismo es que exige al Hombre

El dilema no es si el Hombre respetará las leyes de la naturaleza (pregunta inconducente pues no puede evitar hacerlo) sino simplemente si será capaz de d  

mi respuesta

Bellísima Tu respuesta Querido Pablo. Te anuncio que el Sr Ambiente es un actor de derecho. Y no sólo eso. El el único que no tiene obligaciones. Sólo tiene derechos. Eso está planteado en esencia en el espíritu de la nueva legislación. La axiología de estas esencias es lo que habrá paso a paso que desarrollar. Lo fáctico está a la vista planteado como necesidad tan clara como esa que Tú llamas pregunta inconducente.
Te acerco un abrazo Francisco
Publicaré tu Nota, pues es bellísima.

De nuevo Pablo

Disculpame, el anterior se me envió incompleto por error al tipear

La paradoja del ecologismo es que exige al Hombre que escape al propio mandato de la naturaleza, le exige una renuncia voluntaria, cuando a otras especies simplemente le es impuesta. Quizás me pongo medio Nietzscheano... Ese Hombre todavía no ha nacido.

El dilema no es si el Hombre respetará las leyes de la naturaleza (pregunta inconducente pues no puede evitar hacerlo) sino simplemente si será capaz de entender a tiempo que su inteligencia y su alma son sus Regalos, y así devolvérselos en respeto y devoción. 

Un abrazo,  Pablo Varela

 

mi respuesta

Ese hombre nace al morir y al seguir amando lo que en Vida amó con sacrificio y desconsuelo. Esa es mi Musa Alflora Querido Pablo Ella es la que da de comer a Platero. Otro abrazo Francisco

Este es otro problema del antropocentrismo: cree que el hombre acaba cuando parte y por ello se aferra a la existencia, cuando lo propio sería aferrarse a la insistencia, a la consistencia, a la resistencia, a la persistencia, a la riqueza que enseña la pobreza y la subsistencia. Estas riquezas están implícitas en las raíces del "sistere" latino y del "istor" homérico. Ya te hablaré algún día de ellas y de cómo los chinos las interpretan con un simple trazo vertical.

Otro abrazo. Francisco 

 

Pablo vuelve a retomar el diálogo

Gracias Francisco por tus apreciaciones, disiento con respecto a tu opinión que la filosofía de la normativa ambiental considere al ambiente, o la naturaleza, como actor de derecho: creo que tanto el art 41 de la CN ("Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente...."), y la ley General de ambiente (ARTICULO 1º — La presente ley establece los presupuestos mínimos para el logro de una gestión sustentable y adecuada del ambiente, la preservación y protección de la diversidad biológica y la implementación del desarrollo sustentable") dejan en claro que el sujeto de derecho es el ser humano, mientras que el ambiente es el bien jurídicamente protegido, como lo son la propiedad, el honor, etc. de acuerdo a otros diversos cuerpos legales. Queda por interpretar, si ese bien juridico es protegido sólo en carácter de su utilidad para el Hombre, o por valores que trasciendan esta concepción. Pero desde la misma oración inicial del art 41 que revela al ambiente sano como un "derecho" del Hombre, hasta la exasperante reiteración del concepto del Desarrollo Sustentable en la LGA, creo que queda claro que la visión es axiológicamente distinta a la que planteamos.

Creo que el Derecho Ambiental, aun en construcción, en debate y elaboración permanente, ya parte sin embargo con esta anteojera puesta. Y sinceramente dudo que un punto de vista tan radicalmente diferente como el que proponemos sea fácilmente aceptado pues el consenso social sobre la "Tierra-recurso" es abrumador. Mientras así sea, la discusión nunca saldrá de sus reducidos límites actuales.

Francisco, si publicas mi respuesta, me sentiré muy halagado pero te pido que simplemente elimines la referencia concreta a la Comisión de Medio Ambiente de ... (si querés reemplazá por "un grupo de... ambientalistas"), porque a pesar de estas distintas visiones establecí con algunos de ellos una relación provechosa en la acción concreta, y no quisiera que se sintieran menospreciados por un comentario público, por sincero que sea (sé que parece una pavada, pero vos sabés como es la naturaleza humana en cuanto a orgullos y susceptibilidades).

Un abrazo, Pablo

mi respuesta

Volvemos a lo mismo Pablo. Si despejás toda esta madeja como en una fórmula matemática, física o química, sólo te queda: el ambiente (sano, por supuesto, porque el otro no te sirve para nada que refiera de las generaciones futuras) y los bípedos implumes.

Por supuesto que las leyes ya refieren de que el actor que decide es el hombre. Pero sus inconducencias también deciden que es imposible anteponer al hombre al ambiente sólo porque él presume de ostentar el poder de decisión.

Las leyes naturales, esas que el hombre percibe son anteriores a todas las leyes, por el sólo hecho de ser las primeras que se manifestaron en la agudeza del hombre. Si hablamos de leyes, esas son las primigenias. Alrededor de ellas hemos construído todo lo demás. Por cierto, con tantos enredos, que ahora el tema axiológico parece tener la verdad. Verdad que sólo pasa por el poder de una criatura viciosa que olvida no sólo las esencias, sino su propia minusculidad.

El hombre piensa, luego existe . Semejante reduccionismo ya es para darse a pensar en algo más que el existir. Te recuerdo aquello del insistir, del consistir, del resistir, del persistir y de la riqueza que enseña la pobreza y la subsistencia. Con ellas sí me animo a mirar a Madre Natura. Con el atrapante existir ya se dónde termina esta historia.

Recuerda aquella frase de Porchia que decía:"cien hombres juntos no valen un hombre."

Ahora bien, pon a ese hombre paradito frente a Natura y dile que le haga a su burro esa misma pregunta que mueve este diálogo, "Dime burrito: Quién es más; Natura o este que te monta a Tí y pretende montarla a ella?

Estoy seguro que el burro ni siquiera le escuchará, ni dará vuelta la cabeza para mirarle. El burro, por más burro que sea no ha cultivado una cosmovisión burrocéntrica, aunque guste convivir con otros burros. Su memoria genética incluye el respeto a las leyes naturales y no va a tribunales judiciales a reclamar. Pero a nosotros hoy la ley nos exige en conciencia participar y declarar.

En este punto se dirime en cada uno la cuestión de quién es el actor principal por el cual luchar. Si estás completamente separado de intereses personales es difícil que te logren enrroscar en este tema de la primacía actoral. Reconozco que esta situación es en extremo particular y reitero, muy personal. Y por eso mismo de entenderla, apreciarla y sentirla  encendida desde el Amor vincular, no tenga nada en qué dudar. Ya sabrá ese espíritu qué hacer con todo este material existencial; pero tengo en claro que me reclama persistencia y eso me lo señala el ánimo con que cada mañana me levanta a trabajar.

Si me pusiera a preguntar en mis entornos lo que debo hacer, estaría dando vueltas como carlitos balá.
 

Si hablas del derecho a un ambiente sano, es porque eso es lo que quieres y no un simple "medio" ambiente. El Medio ambiente es la respuesta sustentable que por cierto imagina los plazos que pide el hombre para ajustar sus usos y costumbres. Pero la pregunta por Natura entre el hombre y el burro  no tiene respuesta porque es demasiado tonta.

Así como toda la mar de comprensiones aparece envuelta en los discursos de la sustentabilidad, hoy tenemos la necesidad de constrastar estos discursos con algo; aunque más no sea, la voz que luce en los desiertos y sus abismos; la de ese logos que todos llaman locura por estar precisamente instalado, morando en abismos de conciencia y aparentemente, bien sola.

Pero desde el momento que te sientes instalado en semejante situación, es obvio que no estás solo; porque es imposible permanecer en un abismo un sólo milisegundo sin una energía espiritual que cohabite en Tí; o mejor dicho, como decía Jung: en la que Tú cohabitas.

Esta también es una cuestión a descubrir. Y eso lo descubres cuando Platero está en Tí . El poeta no está solo, aunque a la vista de todos lo está. El poeta no sacrifica una sola gota de esa energía para acomodarse a las dificultades de los demás. Si lo hiciera, arruinaría su relación con ese que lo hospeda; que es bien celosa de los mimos que repartes más allá de Vuestra esfera de intimidad: la de él y la tuya

Por eso Querido Pablo sacaré a los amigos que me pides de la lista; pero esas susceptibilidades que me pides considere son las que dejé hace 14 años de lado para apreciar que hoy Platero confía en mí.

Si mi tarea fuera caminar pisando huevos hace tiempo Platero se habría buscado otro huesped. No paro de dar nombres de personas que aprecio y que comprendo y siempre lo hago en los dos frentes de la comunicación horizontal y de la justicia.

Un día hablaremos de la sustentabilidad, ya no de esta tarea, sino de la de un juez, cualquiera sea el juez y cualquiera la tarea. Aquí pasa lo mismo. Unos dirán, el actor es la justicia, otros dirán ¿cómo va a hacerlo sin el juez? El actor finalmente está sólo donde el espíritu se manifiesta. Y ese espíritu sopla donde quiere; todos oyen su sonido, pero nadie sabe de dónde viene , ni hacia dónde va, sino aquel que es nacido del ...   Ese espíritu es personal, Y llámese espíritu santo, dios kamikaze, aflanti spiriti, dios viento, dios de los pueblos, de las familias, etnias y fratrías ... o como se quiera, ese espíritu es personal. No se descubre en la criatura sino en forma personal. Y a ese estímulo se dirigen todos los compromisos. Nada se le antepone sino el ámbito familiar y el Amor de la mujer, porque es de ella de donde viene ese espíritu. Cada uno sabe cuál es la medida de sus compromisos y aprecio el Tuyo, que no es el mío.

Te acerco un abrazo. Francisco
 
En los artículos que siguen tenés bastante para merodear. Ya llegará el día cuando tengas a Tu Familia crecida y te quede tiempo para avanzar en la rica vocación que vienes cultivando con mirada tan amplia, sincera y cuidadosa, repito, la oportunidad de avanzar con lo que sea habilitado a Tu responsabilidad. El espíritu que ya te hospeda sabe cuándo ese día llegará.  A mis 70 ya me cabe actuar como lo hago, si no quiero ver esta vocación naufragar.
 
Ley 25675 . ARTICULO 18-Las autoridades serán responsables de informar sobre el estado del ambiente y los posibles efectos que sobre él puedan provocar las actividades antrópicas actuales y proyectadas. El Poder Ejecutivo, a través de los organismos competentes, elaborará un informe anual sobre la situación ambiental del país que presentará al Congreso de la Nación. El referido informe contendrá un análisis y evaluación sobre el estado de la sustentabilidad ambiental en lo ecológico, económico, social y cultural de todo el territorio nacional.
 

Ya discierne entre unos y otros, pero hay una mirada a lo ecológico, que en mi caso, a través de fenomenología termodinámica que advierto ligada, enlazada, como ecología de los ecosistemas.

La escala de estos enlaces es tan sutil como formidable. Por eso la ciencia con su modalidad escindidora todavía no logró entrar. Sus escalas no entran en módulos de laboratorio y por eso aún no son ciencia. Sólo son fenómenos que entran por los sentidos y  tras particulares senderos de conceptualización van camino a fenomenología.

El actor aquí no es la ciencia. ¡Te imaginas hasta dónde llega el dilema! Si te instalas en este punto, el tema del discurso de la sustentabilidad queda olvidado. La ciencia es tan delicada como Tu personalidad culta y pausada.

Pero...¿está preparada para que, por ejemplo, la ciencia hidráulica tenga que reconocer que en planicies extremas la manzana de Newton está oxidada?

Mis vaivenes ocupacionales me traen una y otra vez a estos capítulos, pues es donde más logro comprender la escala de las dificultades de la sociedad. En este punto no estoy entonces criticando a fulano o a mengano, sino que estoy haciendo responsable a las academias de haberse excedido en comodidad y no haber sido capaz en 150 años de mirar con herramientas que la meteorología aprovecha desde hace décadas.

Los respetos entre academias son tan grandes como los que exhibes Tú con la Comisión de Medio Ambiente de . . . Los meteorólogos cuando bajan de la tropósfera al agua ya se dan a mirar con mecanicismos. Parece que todos cuidan su bunker y respetan el de los demás. Así no funciona la ecología de los ecosistemas en sus enlaces termodinámicos. Ese respeto hace a tradicionales compromisos "culturales" de las relaciones humanas que terminan en consultoras que unen pedacitos sueltos y le ponen un bello moño; pero por ese medio y promedio te alejas de sincerar y profundizar la relación del hombre con Natura que reclama una mirada de vanguardia. Y que al menos la ciencia cuide con mucho mayor sinceridad la ecología de sus relaciones ecosistémicas.

Recursos culturales no interferan por favor con los recursos naturales hasta que haya mucho mayor sinceridad, para simplemente: "mirar estos temas". Después de mirar a estos últimos, hagan lo que quieran. ¿Cuando van a mirar y sincerar la fecha de la muerte de los flujos del Riachuelo? ¿Qué tiene que ver la contaminación y nuestros comportamientos con esto?

Nada, sencillamente NADA. Eso pasó hace 225 años: Abril de 1786. ¿A quién se le puede ocurrir hablar de contaminación para seguir demorando la firma del acta de defunción? Averigüen primero qué provocó la muerte del Riachuelo y después hagan lo que quieran. Pero ya van a cargar otros criterios que los pondrán sin tapujos a mirar por el recurso natural.

Que tenga que aparecer un hortelano montado en su burro para cantarles estas burradas, habla de exceso de comodidad o ... de perplejidad. Todos mudos. Inútil recordarles a Porchia y su frasecita abismal, porque ya están abismados con lo que les invito a mirar. Fíjate los comentarios subidos a la La Nación a lo largo de tres días seguidos porque el diario se resistía a sacarlo del espacio diario, con motivo del anuncio de la instalación de una boyita en Punta Piedras; justo en el mismo lugar donde Platero hizo hace dos años un descubrimiento impensado se hubiera demorado siglos en alertar.

 

Todo el tiempo estamos eligiendo seguir al burro o seguir costumbres que nuestra sociedad bien nos regala; y salvo los solitarios que viven en cuevas a nadie se le ocurriría sacrificar la primera relación. Me viene al recuerdo aquellos personajes contrastados de los mistics y los quexists de la película de Jim Henson "El cristal encantado" ...

Como vivo en cuevas,  y he estado solo 33 años de mi Vida -lo cual no quiere decir que no vivo siempre enamorado, aunque acostumbro aferrarme a lo imposible- Platero tiene que hacer milagros para que me quieran.

 
ARTICULO 31-Si en la comisión del daño ambiental colectivo, hubieren participado dos o más personas, o no fuere posible la determinación precisa de la medida del daño aportado por cada responsable, todos serán responsables solidariamente de la reparación frente a la sociedad, sin perjuicio, en su caso, del derecho de repetición entre sí para lo que el juez interviniente podrá determinar el grado de responsabilidad de cada persona responsable. En el caso de que el daño sea producido por personas jurídicas la responsabilidad se haga extensiva a sus autoridades y profesionales, en la medida de su participación.
 
ARTICULO 32-La competencia judicial ambiental será la que corresponda a las reglas ordinarias de la competencia. El acceso a la jurisdicción por cuestiones ambientales no admitirá restricciones de ningún tipo o especie. El juez interviniente podrá disponer todas las medidas necesarias para ordenar, conducir o probar los hechos dañosos en el proceso, a fin de proteger efectivamente el interés general. Asimismo, en su Sentencia, de acuerdo a las reglas de la sana crítica, el juez podrá extender su fallo a cuestiones no sometidas expresamente su consideración por las partes. En cualquier estado del proceso, aun con carácter de medida precautoria, podrán solicitarse medidas de urgencia, aun sin audiencia de la parte contraria, prestando debida caución por los daños y perjuicios que pudieran producirse. El juez podrá, asimismo, disponerlas, sin petición de parte.
 
ARTÍCULO 6°: El Estado Provincial y los municipios tienen la obligación de fiscalizar las acciones antrópicas que puedan producir un menoscabo al ambiente, siendo responsables de las acciones y de las omisiones en que incurran.
 

ARTÍCULO 22°: La autoridad ambiental provincial o municipal que expidió la DECLARACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL tendrá la obligación de verificar periódicamente el cumplimiento de aquellas. En el supuesto del artículo 20° inciso c) la autoridad ambiental remitirá la documentación a su titular con las observaciones formuladas y las emanadas de la audiencia pública en el supuesto del artículo 18°, para la reelaboración o mejora de la propuesta.

 

ARTÍCULO 23°: Si un proyecto de los comprendidos en el presente Capítulo comenzará a ejecutarse sin haber obtenido previamente la DECLARACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL, deberá ser suspendido por la autoridad ambiental provincial o municipal correspondiente. En el supuesto que éstas omitieran actuar, el proyecto podrá ser suspendido por cualquier autoridad judicial con competencia territorial sin perjuicio de la responsabilidad a que hubiere lugar.

 

  Asimismo se acordará la suspensión cuando ocurriera alguna de las siguientes circunstancias:

 

Inciso a): Falseamiento u ocultación de datos en el procedimiento de evaluación.

 

Inciso b): Incumplimiento de las condiciones ambientales impuestas para la ejecución del proyecto.

 

En infinidad de cartas documento incluyo al final esta leyenda:

Los comportamientos laxos que reflejan estas actitudes, omisiones y aprobaciones urgidas, dispares y disparatadas, obligan a solicitar su inmediata  rectificación o ratificación. Haciéndole saber a Ud. que se le demandará. Vuestra responsabilidad como funcionario es solidaria ( art.41/3 de la CN art.31 ley 25675 y art 6 y 22/3 de la ley 11723) e imprescriptible; y la Constitución Nacional otorga acción directa al particular contra TODA AUTORIDAD

Ya ves Querido Pablo cuál es mi burro y mi tarea

Otro abrazo, Francisco. 24/4/11

 

Descensos sustentables de la Amistad

Entiendo muy bien las posturas de vida que expresas como siempre en forma tan bella y poética, y soy muy conciente que el camino hacia la sabiduría, que es el mismo que nos lleva a la perplejidad y a maravillarnos ante las cosas más simples, no tiene atajos y requiere una paciente nutrición del alma.

Mientras eso sucede, abierto a toda influencia y relación que enriquecen ese tránsito, como la tuya que tanto aprecio, vivimos en un mundo dominado por intereses concretos devenidos en mecanismos de poder. A esta realidad no escapa la Justicia (por supuesto como Institución, no como valor).

Modificar este estado de cosas requiere recorrer múltiples caminos, y todos ellos simultáneamente, como lo hacés desde lo que llamas acertadamente comunicación horizontal, cuya lectura tanto enriquece a quienen sentimos poder compartir al menos parte de sus significados, como a través de tu incansable y admirable labor a nivel de la Justicia.  

Ambas cosas contribuyen sin duda a abrir modos de pensar, incluso entre los Jueces. Pero temo que si uno se queda transitando sólo estos caminos, le pase lo que a Platón cuando intentaba con inmensa fe, redimir a Dionisio, el tirano de Siracusa, a través de las lecciones de Geometría.

Los modos de pensar se instalan en los Hombres, de allí a las Instituciones y de allí de vuelta a los Hombres, y en el medio de este juego siempre hay una porción de voluntad colectiva que queda fijada en la defensa de un sistema de valores, formando, a veces sin saberlo, la trama de Poder que justifica, como en este caso, un modo de habitar la Tierra sin importar las consecuencias que acarrea.

Ese el contexto real en que nos toca actuar y difundir nuestros valores. Y debemos hacerlo con paciencia y tolerancia pues la naturaleza humana no suele regalar con demasiada frecuencia personas como vos, con quienes es posible intercambiar cualquier tipo de percepciones, ideas, controversias y valoraciones, sin modificar la saludable predisposición del espíritu que sabe que estos vínculos, cuanto menos prejuiciosos, más nos enriquecen.

Creo haber comprendido, no sin esfuerzo y duros reveses, que para sostener y llevar a la práctica los ideales, paradójicamente hay que dejar de ser idealista. Por supuesto que es grande el riesgo de mimetizarnos con la herramienta, confundiendola con el valor que perseguimos. Por eso cada mañana al empezar el día, y usando tu metáfora, le pido consejo al Burro que a veces viene a visitarme, y por eso tanto me ayuda un alma como la tuya a transitar este camino fangoso sin empantanarme en él.

Un abrazo, Pablo. 26/4/11

 

Querido Pablo, siempre me has sorpendido y sin duda me alegra, me ilusiona sentir a una persona de Tus años con tanta calidad activa en su alma. No era mi caso. Siento de todas maneras que he sido muy afortunado porque de esa soledad que he sobrellevado, todo me ha sido regalado. Eso también me ha hecho un poco más bruto que los mortales urbanos. Por eso trato de no discutir con ellos en sus fueros y los traigo a estos otros donde me siento por mis Musas mejor apreciado.

Estos años dedicados a estas luchas me han enseñado lo que nunca hubiera imaginado. Y cada trabajo que estructuro me aparece siempre con nuevos regalos. Ese pequeño progreso y el vuelco editorial y comunicacional, ya son un premio inesperado a esta edad. 50 años atrás todo esto estaba vedado. Las demandas judiciales son una oportunidad para pulir las presentaciones, que de lo contrario irían mucho más aceleradas. También te dan la oportunidad de conocer y comprender las limitaciones ajenas; que no las planteo tanto en las presiones e intereses, como en la imposibilidad de estar preparado para atender tantos y tan diferentes reclamos. La especificidad de estos temas superan con creces lo que cualquier funcionario de la institución que sea logra captar dentro del tiempo que cabe a sus tareas.

Quizás la diferencia en estas causas surja no sólo de la advertencia de que atrás de ellas no hay un interesado en un beneficio privado, sino en la originalidad de los enfoques, que tengo la sospecha va a poco abriendo la atención que pareciera tan demorada. Pero fíjate que estos problemas tienen siglos en las espaldas de Natura y de pronto un bruto hortelano les habla en otro idioma de cuestiones que nunca escucharon; y lo hace con más confianza cada día y no espera resultados otros que seguir sus ánimos apasionados. 

Esto no es un esfuerzo para mí Querido Pablo. Y lo tengo bien claro. Tu conoces mi naturaleza: cuanto más me niegas, más me apuras a seguir trabajando. Es gracioso la cantidad de veces que voy a buscar un rechazo asegurado sabiendo que más allá del fastidio que cargo, vuelvo doblemente motivado. Mirá si seré bruto. Pero es así Pablo. En 14 años nunca nadie me aprobó NADA. Ni siquiera me contestaron.  El día que no sienta estas energías bien activas en mí, será porque las he puesto en otro lado.

Todo este misterio se entiende gracias a Platero. La existencia cohabitada es otra cosa. Inconcebible llamar a eso existencia, diría la mayoría. Pues a mi no me hagas vivir sin ella.
Algún día cuando esta veta se haya agotado hablaré de él como nunca nadie ha hablado. Ese deseo lo tengo instalado desde hace más de 30 años.
Pero no nos hagamos ilusiones porque todavía hay mucho trabajo a medio camino que aún no ha terminado.
Ta acerco un renovado abrazo y a seguir remando que ya estoy preparando un trabajo que me tiene algo más que entusiasmado. Ya te contaré cuando esté más avanzado y mejor afilado. Cuando veas salir a un cromagnon de su cueva dando alaridos, ya estarás enterado de qué se trata.
Francisco, 26/4/11